Muere a los 86 años Milos Forman, el cineasta insumiso

El cineasta checo exiliado en Estados Unidos Milos Forman, murió anoche tras una breve enfermedad en Warren, Connecticut, a los 86 años, informó hoy su mujer, Martina Zborilova, a la agencia de noticias checa CTK.

En esa profusa actividad en Hollywood, el artista nacido en Caslav el 18 de febrero de 1932, además dirigió a figuras de la talla de John Savage, James Cagney, Tom Hulce, F. Murray Abraham, Colin Firth, Annette Bening, Woody Harrelson, Courtney Love, Edward Norton, Danny DeVito, Javier Bardem, Natalie Portman y Stellan Skarsgård, entre más.

Tras abandonar su país natal, tuvo un debut discreto en Hollywood en 1971, para luego realizar su segundo film estadounidense, Atrapado Sin Salida.

Su primer gran éxito en EEUU, Alguien voló sobre el nido del cuco, expone algunas de las ideas contestatarias del director, con el protagonista -Jack Nicholson- liderando una rebelión contra la institución psiquiátrica en la que fue confinado.

El actor Michael Douglas le dio a Forman una segunda oportunidad cuando lo contrató para dirigir One flew over the cuckoo's nest, la cual Douglas coprodujo. "Entre ellos estaban "Pedro, el negro", "Los amores de una rubia" y "¡Al fuego, bomberos!".

Poco antes de que la ocupación de Checoslovaquia pusiera fin a la llamada "Primavera de Praga", un periodo de relativa libertad, Forman se fue a vivir a Estados Unidos.

"Su partida fue tranquila y estuvo todo el tiempo rodeado de su familia y seres cercanos".

"Taking Off", una mirada divertida a las cambiantes diferencias generacionales en Estados Unidos, recibió algunos elogios de los crítica, que comparó favorablemente la cinta con las películas checas de Forman, pero al no contar con ningún actor de renombre cayó rápidamente en la taquilla. La película ganó ocho Oscar y se convirtió en la más importante de 1984.

La película le valió a Forman el Óscar al mejor director en 1975.

El primer matrimonio del director, con la actriz Jana Brejchova, terminó en divorcio.

Mientras buscaba sitios de rodaje, Forman se dio cuenta de que Praga era la única capital europea que había cambiado poco desde la época de Mozart, pero al principio regresar lo llenó de temor.

Pero el gobierno checo, al ver los beneficios económicos que generaría permitir que "Amadeus" se filmara en Praga, le permitió a Forman volver, y el público vitoreó su regreso.

  • Gilberto Valderrama