"No habrá más ataques en Siria por el momento": Estados Unidos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este viernes desde la Casa Blanca que ordenó un bombardeo contra Siria, en respuesta al supuesto ataque químico en la ciudad de Duma, ocurrido el sábado pasado.

"Una operación conjunta -explicó- con las fuerzas armadas de Francia y el Reino Unido está en marcha en estos momentos".

Poco después del anuncio de Trump, varios testigos reportaron explosiones en el este de Damasco, donde se encuentra el Centro de Estudios Científicos e Investigación.

Los ataques ordenados por el presidente Donald Trump contra Siria han "terminado" y no hay por el momento previsión de nuevas acciones militares, dijo este viernes el secretario de Defensa estadounidense, el general Jim Mattis. Por ello, Rusia ha "incumplido sus promesas" de impedir que el gobierno de Assad use armas químicas, aseguró.

"(El ataque) mandó un mensaje inequívoco para el régimen de Al Asad y sus aliados, Rusia e Irán, de que el uso de armas químicas no será tolerado", indica en un comunicado la ministra australiana de Exteriores, Julie Bishop. "Toda la responsabilidad por ellas recae en Washington, Londres y París", escribió Antónov en la página de Facebook de la Embajada rusa en EE.UU.

El mandatario estadounidense también dijo que Estados Unidos está preparado para presionar de manera "sostenida" a Assad hasta que de fin a lo que describió como un patrón criminal de asesinar a su propio pueblo con armas químicas.

Según Trump, Rusia e Irán son "responsables por apoyar, equipar y financiar el régimen criminal" de Siria.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha dicho por su pare que el ataque en Siria está "circunscrito a las capacidades de armas químicas del régimen sirio".

La ofensiva constituye, según precisó, "un ataque limitado y dirigido que no escale las tensiones en la región y que haga todo lo posible para evitar bajas civiles".

Puntualizó que la intervención militar coordinada, cuyos objetivos son las capacidades de armamento químico de Al Asad, "no trata sobre intervenir en una guerra civil, ni de un cambio de régimen".

El segundo objetivo de Estados Unidos y sus aliados europeos fue un depósito de armas químicas ubicado al oeste de Homs, que según Dunford almacenaba las principales reservas de gas sarín en manos del Gobierno de Al Asad.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó que otras instalaciones militares en Damasco fueron impactadas también durante el ataque, entre ellos la Guardia Republicana del Ejército y la Cuarta División, ambas unidades de elite de la fuerza armada de Al Asad.

Mattis afirmó a periodistas que está seguro de que Assad llevó a cabo un ataque químico contra personas inocentes, y señaló que EE.UU. están "muy al tanto de uno de los agentes químicos utilizados".

  • Leon Brazil