OPAQ inició investigación sobre presunto ataque químico en Siria

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo el domingo que había convencido a Trump, quien previamente dijo que quería sacar a las fuerzas estadounidenses de Siria, de que se quedara "a largo plazo".

El ataque quirúrgico lanzado en la madrugada del sábado sobre objetivos sirios en represalia por el uso de armas químicas en Duma ha dado nuevos bríos a una vía que se daba por agotada.

"Estamos determinados a aplastar completamente a ISIS (Estado Islámico, EI) y a crear las condiciones que puedan evitar su regreso". Estados Unidos y sus aliados se proponen lanzar esta semana una ofensiva en los organismos internacionales para arrinconar a Siria y a su gran padrino, Rusia.

En entrevista con la cadena CBS, Haley dijo que las sanciones serían anunciadas el lunes por el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

"Irán directamente a cualquier tipo de empresas que traten con equipos vinculados a Al Assad y a las armas químicas que usa".

"Verán que las sanciones rusas van a llegar", advirtió.

Cuando se le preguntó acerca de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia, Haley dijo que las relaciones estaban "muy tensas", pero que Estados Unidos todavía confiaba en que la relación mejore.

Los investigadores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) iniciaron este domingo la investigación del presunto ataque químico cerca de Damasco que motivó bombardeos coordinados entre Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Los mandatarios coincidieron en que estos bombardeos dañaron las chances de que se avance en una negociación de paz. Inclusive desde el Pentágono, los principales dirigentes del Ejército reconocieron que la operación apenas "cercena" la capacidad del gobierno sirio de producir armas químicas en un futuro. Las rondas de diálogo de Astaná, impulsadas por Moscú, Teherán y Turquía, en cambio, siguen avanzando con microacuerdos para treguas parciales y regionales. Pese al frente unido formado por Trump, Macron y la primera ministra británica, Theresa May, los ataques contra Siria sí desataron controversias.

El origen de esta controversia data del 1 de mayo de 2003, cuando el entonces presidente, George W. Bush, compareció ante los medios para dar por concluidas "las grandes operaciones de combate" en Irak, tan sólo un mes después de la invasión.

"Además, su fuerte mensaje a Siria, Rusia e Irán es que cuando este presidente (Donald Trump) establece una línea roja, la hará cumplir", aseveró.

  • Gilberto Valderrama