Pentágono concluye ataque; destruye centros de armas químicas en Siria

En las redes sociales de inmediato comenzaron a circular videos con imágenes de los bombardeos y la respuesta de Siria.

Estos ataques se efectuaron tras haberse establecido que la antigua base siria era empleaba por el régimen de Asad "para guardar precursores de armas químicas, que eran almacenados infringiendo las obligaciones de Siria en virtud de la Convención de Armamento Químico".

Estados Unidos, Francia y Reino Unido anunciaron una operación conjunta contra el gobierno sirio, una semana después de un presunto ataque con armas químicas cerca de la capital, Damasco.

Moscú, que había alertado de una guerra con Estados Unidos si el ataque ocurría, respondió a través de su embajador Washington que "tales acciones no se quedarán sin consecuencias" y atribuyó cualquier responsabilidad de lo que pueda suceder después sobre Washington, Londres y París.

En la madrugada de este sábado, se escucharon fuertes explosiones en Damasco y testigos señalaron columnas de humo al este y al norte de la capital.

Pero ¿qué se sabe de esos "objetivos" y por qué fueron bombardeados por las tres potencias?

Un estudio del Jane's Information Group Intelligence Services considera que este centro tiene una capacidad tecnológica mayor que todas las universidades de Siria y que allí también se realizan investigaciones sobre armas nucleares y de misiles. Instantes después de la conferencia de prensa del líder norteamericano, la agencia estatal siria, SANA, reportó que las fuerzas de defensa aérea del país "están haciendo frente al ataque" contra el Gobierno de Bachar Al Asad. Fueron tres ataques contra instalaciones utilizadas para la producción y almacenaje de armas químicas, informó el Pentágono.

Según dio a conocer el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, las instalaciones de investigación científica de Siria, en Damasco, resultaron impactadas en medio del ataque.

Fuentes militares sirias reconocieron que se registraron otros bombardeos en la base aérea de Al Shirai, en el oeste de Damasco, cerca de la frontera con Líbano.

  • Leon Brazil