Shell vende sus activos en la Argentina por 950 millones de dólares

"Shell ha firmado un acuerdo para vender sus negocio 'downstream' en Argentina a Raízen por 950 millones de dólares", anuncio la empresa en un comunicado.

La empresa comunicó que, una vez que finalice la transacción, la relación con Raízen seguirá por medio de "acuerdos comerciales por un valor estimado de US$ 300 millones".

La firma brasileña también está comprando una refinería en Buenos Aires, terminales de gas licuado de petróleo y combustible de aviación y una planta de lubricantes, entre otros, que tienen un ingreso neto anual de US$3.300 millones.

¡Su registro se ha realizado de forma exitosa! La compañía ve un gran potencial de crecimiento a largo plazo en los no convencionales del país. "Raízen nos ha generado un gran valor en Brasil y, bajo este acuerdo, seguiremos siendo un importante proveedor de combustible para la Argentina", indicó la empresa.

"Nuestro plan es continuar prosperando en el mercado argentino del downstream (refino y comercialización) a través de Raízen", afirmó John Abbott, director global de Shell Downstream. El volumen de negocios actual de la empresa es de USD 24 mil millones por año. Shell resaltó que Raízen "es una empresa líder en producción de azúcar, etanol y bioenergía en Brasil". El acuerdo de licencia de marca fue una de las prioridades de los vendedores. "Permitirá a los clientes continuar teniendo acceso a los productos y servicios de calidad, que han caracterizado a nuestra marca en sus más de 100 años en el país", indicaron.

Raízen es un productor brasileño de biocarburantes y distribuidor de gasolina que cuenta con más de 6.000 estaciones de servicio en Brasil, para las que utiliza la marca Shell.

El acuerdo está alineado a la estrategia de Shell de simplificar su portafolio a través de un programa global de desinversión de 30 mil millones de dólares y, además, se enmarca en un proceso de revisión estratégica del portafolio de Downstream de Shell en Argentina que comenzó en agosto de 2016. La estatal YPF se autoexcluyó de la licitación por razones obvias: si suma a Shell a su red se convierten en monopolio. Queda afuera el negocio de exploración y producción de hidrocarburos de la compañía en Vaca Muerta.

Tal como anticipó el ministro de Energía y exCEO de Shell en la Argentina, Juan José Aranguren, el Gobierno nacional deberá ahora iniciar un proceso administrativo complejo para evaluar si detrás de la operación no se esconde una maniobra de autoventa por parte de Royal para sanear empresas o si la fusión de compañías no "carteliza" el mercado que ya de por sí, se muestra muy concentrado en pocas manos.

  • Monte Muniz