Theresa May justificó el ataque sobre Siria

La primera ministra británica, Theresa May, se defendió hoy ante la lluvia de críticas de la oposición que recibió en el Parlamento y sostuvo que el ataque coordinado con Estados Unidos y Francia el fin de semana contra objetivos del Ejército sirio fue "legal y necesario" para evitar "más sufrimiento humano".

La principal crítica que enfrentó May fue por haber tomado la decisión de atacar militarmente otro país sin la aprobación del Parlamento, como establece el derecho interno y sin la autorización del Consejo de Seguridad, como requiere el derecho internacional.

"No hay una propuesta sobre la mesa en este momento para nuevos ataques porque hasta ahora, gracias a Dios, el régimen de Assad no ha sido tan tonto como para lanzar otro ataque con armas químicas", dijo en el programa de Andrew Marr.

El Ministerio de Defensa ruso estima que EU, Francia y el Reino Unido emplearon en el ataque contra Siria 103 misiles de crucero, bombas guiadas y misiles aire-tierra lanzados desde buques y aviones de combate emplazados en el mar Rojo, el Mediterráneo y la zona de Al Tanaf, y que la defensa antiaérea siria interceptó 71 proyectiles con sistemas de fabricación rusa S-125, S-200, Buk, Kvadrat y Osá.

Johnson dijo que May y su gabinete tuvieron que actuar rápidamente contra Siria, por lo que no podían arriesgarse a convocar al parlamento para que regresara de sus vacaciones, y agregó que había precedentes que apuntaban a la necesidad de actuar así.

Corbyn aseguró que el gobierno de May debe ser "responsable ante el Parlamento y no seguir los caprichos del Presidente de los Estados Unidos".

Al preguntársele si apoyaría una votación al final del debate del lunes, el líder laborista Jeremy Corbyn dijo a la BBC: "Sí, lo haría, porque creo que el parlamento debería tener algo que decir al respecto y la primera ministra podría haberlo hecho".

Fue un ataque "único", según el Pentágono, para disuadir a Al Assad de utilizar armas químicas en el futuro.

Reino Unido también se muestra cautelosa ante cualquier acción de represalia por parte de Moscú, a quien culpa del envenenamiento con agentes neurotóxicos del exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia el mes pasado.

"Espero que esto sea un impedimento para él y, obviamente, espero que no signifique más sufrimiento humanitario para el pueblo sirio como resultado del uso de armas químicas".

  • Leon Brazil