Trump y otros ausentes en Cumbre de las Américas

El presidente de Brasil, Michel Temer, bregó por una salida democrática a la crisis política en Venezuela con el respaldo del Grupo de Lima y de la Organización de los Estados Americanos (OEA) durante la plenaria.

Es responsabilidad de cada quien la forma como se implementa estos compromisos.

"Los mexicanos sabemos que el progreso de nuestra nación está unido al progreso de nuestra región, por eso hemos buscado desarrollar una relación cada vez más estrecha con cada país del continente", subrayó el gobernante mexicano ante la plenaria de este foro continental en la capital peruana.

El documento incluye exigencias y medidas para fortalecer la gobernabilidad democrática, la transparencia, el control del financiamiento de los partidos políticos, la prevención de actos irregulares en obras públicas y la cooperación política.

En ese contexto, indicó, el Plan Nacional de Integridad y Lucha contra la Corrupción incidirá en el fortalecimiento de las instituciones encargadas por ley de prevenir, detectar y sancionar la corrupción y de las reformas al sistema electoral.

Las declaraciones de Vizcarra coincidieron con el discurso del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y con el mandatario colombiano Juan Manuel Santos, señalaron que "serán implacables con el régimen opresor".

Vizcarra señaló que, por ese motivo, convoca a los mandatarios a "adoptar compromisos concretos contra la corrupción" e hizo un llamamiento a "conformar una alianza regional contra la corrupción con un enfoque preventivo y disuasivo en todo el hemisferio".

También pidió garantizar la "transparencia, acceso a la información, protección de denunciantes y derechos humanos, incluyendo la libertad de expresión", particularmente a través del uso de nuevas tecnologías.

Al abrir la jornada sabatina de trabajo, el presidente peruano Martín Vizcarra propuso la inmediata aprobación del documento principal de la Cumbre, lo que fue recibido con aplausos por parte de los jefes de Estado y de gobierno asistentes.

La VIII Cumbre de las Américas se desarrolló en medio de una fuerte confrontación entre los países participantes, unos a favor de Venezuela y otros en contra de este país sudamericano, que fue el tema recurrente en las deliberaciones de esta jornada.

Los autores dicen también que "los países grandes que ya estaban controlados por el centro derecha, como México o Colombia, remataron esa sensación de minoría en la que quedaba el boliviano Evo Morales".

El jefe de la diplomacia cubana, Bruno Rodríguez, deploró la exclusión del presidente venezolano de la cumbre limeña y lo que calificó de "afrenta a todos los pueblos de América y retroceso histórico impuesto por" EE.UU.

  • Leon Brazil