China y Airbus investigan ruptura de ventana en pleno vuelo

"No hubo ninguna señal de advertencia. Lo siguiente que supe fue que mi compañero había sido succionado", le contó al diario Chengdu Economic Daily.

Verdaderos minutos de terror vivieron los tripulantes de un vuelo de Sichuan Airlines que iba desde Chongquin a Lhasa luego de que estallara un parabrisas de la cabina y el copiloto de la nave casi fuera succionado fuera del avión. Al mismo tiempo que el copiloto trataba de salvar su vida, el avión perdía altura abruptamente, descendía la presión y la temperatura en la cabina y los equipos comenzaban a fallar.

"Todo en la cabina estaba flotando en el aire". No podía escuchar la radio. "El avión temblaba tanto que no podía leer los indicadores", dijo el capitán Liu Chuanjian.

El avión se precipitó hasta los 7 mil metros en pocos minutos. El copiloto y un asistente de vuelo sufrieron heridas menores, pero ninguno de los 27 pasajeros resultó herido, de acuerdo con un aviso que Aerolíneas Sichuan hizo en Sina Weibo, la versión china de Twitter.

Según informaron las autoridades chinas de aviación civil, parte de la ventana de la cabina se rompió cuando el aparato sobrevolaba Chengdu, lo que obligó a la tripulación a iniciar un dispositivo de emergencia que concluyó con el aterrizaje a las 07:46 hora local de este lunes.

  • Leon Brazil