Convirtieron su casa en prostíbulo y su hija era "mesera"

"El matrimonio encerraba a cinco de sus hijos en una habitación para que "no molestaran", excepto a la mayor de 13 años que era moza mientras sus padres cobraban los tragos que la chica repartía".

La policía desbarató este domingo por la madrugada un prostíbulo que funcionaba en una viivenda del barrio Covendiar en la localidad de Ezpeleta, partido de Quilmes, y detuvo a tres personas acusadas de facilitar el ejericio de la prostitución. Además, según los voceros consultados, el matrimonio detenido obligaba a una de sus hijas a hacer las veces de "mesera sexy". Había un DJ, una barra de tragos y una persona oficiaba de seguridad en la puerta.

"La investigación y posterior allanamiento siguió a las denuncias de los vecinos, que observaban cómo llegaban remises con chicas para prostituirse".

En el allanamiento, los oficiales de la Jefatura Departamental Quilmes lograron la identificación de once hombres, aparentes clientes del lugar, cinco mujeres y seis menores de edad, hijos de la pareja aprehendida. "De acuerdo a la investigación, muchos de ellos cobraban un dinero extra para no hablar con las autoridades", explicaron fuentes policiales.

La pareja, de 31 y 43 años, le impedía a sus hijos que salieran del cuarto para que "no molestaran".

Los seis menores fueron puestos a disposición de la Justicia, mientras que las mujeres prostituidas fueron asistidas por personal de Trata del Ministerio de Seguridad bonaerense y de Migraciones.

Intervienen en la causa la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 01 Descentralizada de Berazategui y el Juzgado de Garantías N° 7 de esa ciudad.

  • Leon Brazil