Descubren inédito asteroide con pistas sobre el origen del sistema solar

"Esto sugiere que se formó originalmente en el interior del Sistema Solar y, desde entonces, debe haber migrado hacia el exterior", indicó el ESO en un comunicado. Se cree que se formó en el cinturón de asteroides que orbitan entre Marte y Júpiter, pero emigró luego miles de millones de kilómetros desde su origen hasta su actual hogar en el Cinturón de Kuiper, afirman los científicos.

Un asteroide rico en carbono hallado detrás del planeta Neptuno, en el cinturón de Kuiper, permitiría confirmar los modelos dinámicos que explican el origen del Sistema Solar, informó este miércoles el Observatorio Austral Europeo (ESO).

Después de llevar a cabo cuidadosas mediciones con múltiples instrumentos instalados en el VLT (Very Large Telescope) de ESO, un pequeño equipo de astrónomos, dirigido por Tom Seccull, de la Universidad de la Reina de Belfast en Reino Unido, fue capaz de medir la composición del objeto determinando su composición carbonácea.

Los astrónomos han encontrado en los confines del sistema solar, a 4.000 millones de kilómetros de la Tierra, un asteroide raro, y todavía no están seguros de cómo fue a dar allí.

Las observaciones de "2004 EW95" fueron realizadas con los espectrógrafos X-Shooter y FORS2 del VLT, lo que permitió al equipo obtener medidas detalladas de los patrones de luz reflejada desde el asteroide y, así, deducir su composición. "Tuvimos que usar una técnica muy avanzada de procesamiento de datos para extraer la máxima información posible", dijo Seccull. Algunos modelos teóricos de este período predicen que, después de que se formaran los gigantes gaseosos, éstos arrasaron el sistema solar, expulsando pequeños cuerpos rocosos del interior del sistema solar hacia órbitas remotas a grandes distancias del Sol.

"Dada la ubicación actual de '2004 EW95', en la helada periferia del Sistema Solar, se deduce que ha sido expulsado hacia su órbita actual por un planeta migratorio en los primeros días del Sistema Solar", detalló el experto. "Es como observar una montaña gigante de carbón contra la oscuridad del cielo nocturno", compara Thomas Puzia, coautor de la investigación y profesor de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

La presencia de estos materiales nunca se había confirmado antes en un objeto del cinturón de Kuiper, y sugiere que 2004 EW95 se formó en el interior del sistema solar.

" Si bien ha habido informes previos de otros espectros de Objetos del Cinturón de Kuiper 'atípicos', ninguno fue confirmado a este nivel de calidad", comenta Olivier Hainaut, un astrónomo de ESO que no formó parte del equipo".

Ahora, un reciente artículo científico ha presentado pruebas de la detección del primer asteroide carbonáceo observado en el cinturón de Kuiper, proporcionando datos que apoyan estos modelos teóricos que hablan de unos inicios tempestuosos en nuestro sistema.

  • Buena Jesus