El Atlético de Madrid, a por la Liga Europa

Griezmann ha sido el máximo goleador del Atlético en cada temporada desde que pasó al club de la capital española procedente de la Real Sociedad en 2014, pero un flujo constante de rumores el año pasado lo relacionaba con varios equipos, desde el Manchester United al gran enemigo local, el Real Madrid, provocando que fuera abucheado por sus propios seguidores.

Su amor por los colores del Olympique lo ha ventilado en diferentes ocasiones, pues desde niño fue aficionado a esa escuadra, la segunda más ganadora en la historia del futbol francés. Mientras se espera por la final de la Champions League, como antesala del Mundial de Rusia, un buen abrebocas será la final de la Europa League.

La llegada del argentino y del "cholismo", su filosofía del 'partido a partido' y de impregnar de pasión el día a día del equipo, surtió efecto y el Atlético corrigió su temporada hasta ese título en la Europa League, una competición que él ya había ganado cuando jugaba en el Inter de Milán en 1998, cuando el torneo se llamaba Copa de la UEFA.

Por su parte, el "Atleti" disputará su novena final del torneo, de las cuales ha ganado dos y ambas en la última década; en 2010 contra el Fulham de Inglaterra y en 2012 ante Athletic de Bilbao. Griezmann es el jugador de campo más determinante para el Cholo Simeone y para el Atlético de Madrid.

Las otras ocho posiciones del equipo inicial están definidas salvo sorpresa: el portero Jan Oblak; los centrales José María Giménez y Diego Godín; los centrocampistas Saúl Ñíguez, Gabi Fernández y Koke Resurrección; y los delanteros Antoine Griezmann y Diego Costa, que han marcado juntos en el equipo ya 19 goles. Es su quinta final 25 años después de haber ganado la Liga de Campeones, el único título europeo que luce en sus vitrinas y que su hinchada restriega ante sus rivales desde entonces dado que es el único club francés que cuenta con él. "Tiene jugadores individualmente desequilibrantes de mitad de cancha hacia adelante, un equipo intenso, con buen juego por banda y jugadores que hacen la diferencia".

El técnico francés, Rudi García, sabe que es difícil, pero es optimista.

Pese a todo, confía en el Olympique de Marsella.

Además, el Aleti no podrá contar con Diego Simeone, suspendido por su expulsión en las semifinales ante el Arsenal.

  • Monte Muniz