Escándalo con un árbitro mundialista

El árbitro saudí Fahad Mirdasi, que figura en la lista de los colegiados elegidos para pitar los partidos del Mundial 2018, ha sido suspendido de por vida tras estar involucrado en un escándalo de corrupción, según comunicó la Federación Saudí de Fútbol.

Al-Mirdasi, de 32 años, es uno de los árbitros más prestigiosos de Arabia Saudita.

Al Mirdasi ha arbitrado torneos internacionales desde 2011, entre ellos, la Copa Confederaciones de Rusia de 2017 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de 2016.

El comité disciplinario de la Federación Saudita de Fútbol resolvió sancionarlo con dureza por pedir una coima para ayudar a un equipo en un partido.

"El presidente del Al-Ittihad, Hamad Al-Sanayeh, llamó a la federación para decir que tenía pruebas de que Fahad Al-Mirdasi había establecido un contacto vía WhatsApp (aplicación móvil). Pidió una suma de dinero ilegal a cambio de una ayuda para que su equipo ganara el partido", señaló el comité. El comunicado añadió que se ha solicitado a la FIFA una prohibición vitalicia y a nivel mundial, además de retirarlo de la lista para la Copa del Mundo.

Un segundo saudí, Abdallah al-Shalwai, forma parte de la selección de árbitros asistentes para el Mundial.

La FIFA ha solicitado "más información a la Federación Saudí de Fútbol", este miércoles, tomando "nota" de la decisión tomada por las autoridades, afirmó a la AFP un portavoz de la institución.

  • Ricardo Clara