Evalúan cuánto ha gastado Ecuador en la protección de Julian Assange

Según los documentos obtenidos por el diario en su investigación, el gobierno de Correa puso 5 millones de dólares al servicio de este dispositivo en el que participó la Secretaría Nacional de Inteligencia (Senain) -suprimida luego por el sucesor de Correa, Lenin Moreno - y una empresa de seguridad que vigilaba a los visitantes de Assange, al personal del lugar y a la policía británica.

El diario británico, que ha tenido acceso a papeles clasificados del Ejecutivo ecuatoriano, asegura que este ha contratado durante todo este periodo a varios agentes encubiertos de una compañía de seguridad que han vigilado constantemente tanto a las visitas que recibía Assange como al personal de la embajada. Entre las visitas de Julian Assange se incluye a Nigel Farage, miembros de grupos nacionalistas europeos, individuos vinculados al Kremlin y otras personas como hackers, activistas, abogados y periodistas.

El programa se denominó en un inicio "Operación Invitado" y más tarde se la conoció como "Operación Hotel", mecanismo que arrancó con un costo de al menos $66 mil al mes para pagar seguridad y recolección de información para "proteger a uno de los fugitivos con más alto perfil a nivel mundial", según The Guardian.

Esta operación, según las publicaciones fueron implementadas para la seguridad, recopilación de inteligencia y contrainteligencia para proteger a Julián Assange que obtuvo asilo político del gobierno ecuatoriano desde el año 2012.

El medio inglés también menciona que la agencia contratada garantizó la seguridad del líder de WikiLeaks 24 horas diarias, los siete días de la semana.

Además de darle asilo a Assange, el gobierno de Correa aparentemente estaba preparado para gastar dinero en mejorar su imagen.

The Guardian apunta que la existencia de el registro detallado de visitantes de la embajada podría ayudar a descubrir quién dio a Assange los emails de la campaña demócrata estadounidense de Hillary Clinton, una información que seguramente interesaría al fiscal Robert Mueller, que investiga la posible interferencia rusas en las elecciones de 2016 que ganó Donald Trump.

Esto incluyó el traslado secreto de Assange en un vehículo diplomático o el nombramiento de él como representante de las Naciones Unidas en Ecuador para que pudiera tener inmunidad diplomática para asistir a las reuniones de la ONU, según documentos vistos por The Guardian con fecha de agosto de 2012. Se le pidió a un abogado que diseñara una "estrategia mediática" para conmemorar el "segundo aniversario de su asilo diplomático", en un intercambio de correos electrónicos filtrado en 2014.

Por su parte, el actual presidente de Ecuador considera "un problema heredado" la presencia de Assange y esta investigación podría darle nuevos argumentos.

  • Leon Brazil