Gina Haspel recibe respaldo en el Senado para dirigir la CIA

La candidata del presidente Donald Trump para ocupar la dirección de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Gina Haspel, reconoció por primera vez que la agencia no debió haber implementado un polémico programa para torturar e interrogar a los sospechosos de terrorismo tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Su nominación podría estar en peligro solo si pierde el apoyo de los republicanos, que tienen una leve mayoría en el Senado, de 51-49.

Se espera que el pleno del Senado vote sobre la nominación esta semana.

Ese mismo día, el director de Asuntos Legislativos de la Casa Blanca, Marc Short, y la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, visitaron la sede de la CIA, en Virginia, para hablar con Haspel.

Haspel dijo que no le permitiría a la agencia de espionaje reanudar su programa de interrogatorios duros, que se convirtió en uno de los capítulos más oscuros de la historia de la CIA y mancharon la imagen de Estados Unidos en el mundo.

Haspel desempeñó un rol fundamental en el programa de interrogación, incluyendo supervisar un centro de interrogación de la CIA en Tailandia y la destrucción de grabaciones.

Candidata de Trump a dirigir la CIA reconoce que programa de tortura, del que hizo parte, fue un grave error
Gina Haspel cada vez más cerca de dirigir la CIA

"Con el beneficio de la retrospección y mi experiencia como dirigente sénior de la agencia, el programa de interrogatorios acentuados no debió de ser adoptado por la CIA", escribió esta semana Haspel en respuesta a unas 60 preguntas de los legisladores. Agregó que cree que Haspel se hará oír ante el presidente si "le ordena hacer algo ilegal o inmoral, como el retorno a la tortura".

Warner explicó haber pedido a Haspel que escribiera sus puntos de vista porque consideraba que en las reuniones personales ella había expresado mayor arrepentimiento y una oposición moral más resuelta hacia el programa de torturas que durante la audiencia pública de confirmación de la semana pasada.

La atención ahora se dirige a la votación del pleno del Senado, que aún no se ha programado. "Haspel está cínicamente tratando de ofrecer meras palabras en un intento de ganar votos para apoyar su confirmación", dijo el general Charles Krulak, ex comandante de la Infantería de Marina.

Haspel ha recibido en comisión diez votos a favor y cinco en contra, en una sesión a puerta cerrada en la que dos demócratas -Joe Manchin y Mark Warner- se han inclinado finalmente hacia el 'sí'.

La directora de Seguridad y Derechos Humanos de Amnistía Internacional EEUU, Daphne Eviatar, calificó el martes la nominación de Haspel como una "afrenta a los derechos humanos".

  • Leon Brazil