Gobierno anunció apoyo total a familias de periodistas ecuatorianos asesinados

Raúl Borja, Cristian Cegarra y Ricardo Rivas, familiares del equipo periodístico asesinado por disidencias de las Farc, denunciaron que no ha existido un plan estratégico para la recuperación de los cuerpos de sus familiares y que, del lado colombiano, no se ha asumido la responsabilidad ni desde el momento del secuestro.

Luego de dos horas de reunión con el presidente Juan Manuel Santos, el vicepresidente Óscar Naranjo, la canciller María Ángela Holguín y el Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, los familiares de los periodistas y el conductor asesinados en la frontera colombo-ecuatoriana aseguraron que el gobierno de Colombia les brindará todo el apoyo necesario.

La Asamblea Nacional también tiene un rol que desempeñar observando la actuación del Ejecutivo, el 4 de mayo pasado los integrantes de la Comisión de Soberanía y Seguridad reiteraron a los familiares de Javier, Paúl y Efraín su decisión de solicitar información a las Carteras del Interior, Defensa y Cancillería.

El periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el chofer Efraín Segarra fueron raptados el 26 de marzo y posteriormente ejecutados por el grupo de alias "Guacho" cuando estaban en esa zona para realizar una cobertura periodística.

El hermano de Rivas, Ricardo, dijo a The Associated Press que se quedarán en la capital colombiana una semana para reunirse también con el fiscal general, el procurador y el director de la policía antisecuestro esperando saber de primera mano cómo va el trabajo para encontrar los cuerpos de sus familiares, "ya que hoy se cumplen 51 días que no sabemos nada de ellos, ni donde están sus cuerpos". Sin embargo, esos datos van a seguir bajo secreto, pues esperarán a que un grupo de expertos de la comisión interamericana de derechos humanos los evalúe.

Por eso - agregó - "hemos tenido que venir a este país hermano a pedir respuestas".

Por su parte, Segarra opinó que la muerte de los periodistas podría "haberse evitado" si el "trabajo de las autoridades" se hubiese dado "como debieran".

Días después de conocer el asesinato del equipo de periodistas, se supo que el mismo frente disidente secuestró a una pareja de comerciantes ecuatorianos en la misma zona, una convulsa área afectada por los grupos armados y el comercio de la coca.

  • Leon Brazil