México no descarta negociación TLCAN tras elecciones de julio

La cotización del dólar al menudeo rompió la berrera sicológica de los 20 pesos y terminó vendiéndose en 20.05 pesos en las ventanillas de los bancos, 15 centavos por arriba del cierre del pasado lunes, con lo que se ubicó en su nivel más alto desde el pasado 26 de diciembre de 2017. Por la mañana se dieron a conocer indicadores económicos favorables para Estados Unidos.

Se esperaba que en la primera quincena de mayo se concretara un principio de acuerdo en la renegociación del TLCAN, pero el Gobierno del Presidente Donald Trump no ha querido quitar el freno de mano en las reglas de origen del sector automotriz para que la negociación avance y concluya.

El reto de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es de voluntad política y no de tipo técnico, aseguró el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, quien no descartó que esta modernización se vaya hasta 2019. "Llegaremos a un acuerdo cuando el acuerdo sea bueno", insistió el canciller.

No obstante, puede ser que esto también tome meses, y puede que sea con este Congreso en México o con el que sigue, con la administración mexicana actual o la que siga, precisó.

México, Estados Unidos y Canadá renegocian desde agosto TLCAN por exigencia del presidente Donald Trump, que lo considera desastroso para su país.

El exsecretario de Hacienda dijo tener confianza en que la negociación de parte de México sea "exitosa" y afirmó que Estados Unidos ha flexibilizado sus posturas.

"Es muy poco probable que se alcance un acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá el 17 de mayo". Washington exige que los autos fabricados en los países del TLCAN tengan más componentes estadounidenses para poder ser importados libres de aranceles.

Lo anterior, bajo el amparo de la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962, la cual avala limitar las importaciones con el argumento de la seguridad nacional.

Luego de nueve meses de intensas negociaciones persisten importantes desacuerdos, según funcionarios de los tres países.

Cuestionado sobre la forma en que expresarán su desacuerdo, Luis Videgaray aclaró que será directamente ante el Departamento de Estado a través de la Embajada de México en Washington, D.C., debido a que no hay embajador o embajadora en México y ni siquiera hay un nombramiento hecho.

"No vamos a sacrificar la calidad del acuerdo por la rapidez. Vamos a seguir siendo optimistas y trabajando fuerte para conseguir cerrarlo para los canadienses y los ciudadanos de los tres países", añadió Trudeau. El ministro de Economía de México, Ildefonso Guajardo, expresó su frustración por la falta de flexibilidad del lado estadounidense.

  • Gilberto Valderrama