Movimiento 5 Estrellas pide más días para formar gobierno en Italia

El encuentro tuvo lugar en la sede de la Cámara de los Diputados, en Roma, y transcurrió "en un clima positivo" para "definir el programa y las prioridades de Gobierno", dice un comunicado conjunto de ambas formaciones. "Convenimos con el presidente la necesidad de unos pocos días más para finalizar de una vez la discusión sobre asuntos (de políticas) de manera que podamos darle a nuestro país un Gobierno de cambio", dijo Di Maio tras reunirse con el presidente italiano, Sergio Mattarella.

Luigi Di Maio y Matteo Salvini, líderes de los partidos antisistema y ultraderechista en Italia, abordaron ayer en Roma la elaboración de un programa común de gobierno, bajo la mirada preocupada de los dirigentes de la Unión Europea reunidos para una conferencia en Florencia. Spadafora también confirmó estos avances en una entrevista a un programa de televisión que se emitirá esta noche en Italia y de la que los medios ya adelantan algunos fragmentos.

Tanto di Maio como Salvini reconocieron que no han llegado a un acuerdo sobre el candidato a primer ministro y que por ello decidieron no hablar del tema con el presidente que, como prevé la Constitución, debe aprobar y designar al jefe del Ejecutivo.

El Movimiento 5 Estrellas de Italia (M5S) y la Liga estaban el lunes cerca de llegar a un acuerdo que uniría a dos partidos con diferentes plataformas electorales, pero con la voluntad compartida de desafiar las estrictas normas europeas sobre presupuesto y aumentar el gasto.

Salvini informó a los medios que la gestión de "la inmigración y la seguridad de los desembarcos (en puertos italianos) será parte fundamental del programa de gobierno" y dijo que su partido y el Cinco Estrellas conversan también sobre la reforma de la ley de pensiones, empleo, justicia, educación o fiscalidad.

Tras dos meses de paralización política en Italia, el M5S y la Liga avanzan hacia la formación de un ejecutivo, después de que Berlusconi, líder de Forza Italia y socio coaligado de la formación ultraderechista, diera el miércoles 9 de mayo el beneplácito para que la Liga negociara con los "grillinos". El M5S ha insistido en las últimas semanas en que aceptaría gobernar con la Liga, pero no con Forza Italia, y esta exigencia ha ralentizado los acuerdos porque Salvini se negaba a romper la alianza conservadora, que está formada por la Liga, Forza Italia y Hermanos de Italia.

El M5E, que obtuvo en solitario un apabullante 32%, se niega a pactar con la coalición del magnate y prefiere acordarse sólo con la Liga, que cuenta con el 17%. Así, superado el escollo de Berlusconi, ambos tienen vía libre para acordar un "contrato de Gobierno", pues tienen mayoría en el Parlamento: el M5S cuenta con 222 diputados y la Liga con 125, de los 316 necesarios; y en el Senado el M5S tiene 109 escaños y la LN 58, de los 158 que se requieren.

  • Leon Brazil