Nicaragua instala mesa de diálogo por la paz

¿Cómo se llega al diálogo?

Los obispos demandaron el viernes a Ortega que previo al diálogo permita el ingreso de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), cesar la represión, retirar a grupos paramilitares y no obligar a empleados públicos a acudir a manifestaciones partidarias.

Nicaragua espera que el diálogo nacional ponga fin a una crisis causada por multitudinarias manifestaciones a favor y en contra de Ortega, que ha cobrado entre 58 y 65 muertes en 29 días.

La presencia del mandatario fue anunciada por su esposa, vocera y vicepresidenta Rosario Murillo, al tiempo que calificó a la cita de "evento histórico".

Sin embargo, no se informó si el Gobierno cumplió con estas últimas condiciones.

"Una vez más invocamos al gran poder de Dios para que este miércoles vayamos todos con el corazón abierto y dispuesto al encuentro para generar las mejores condiciones para el reencuentro, la paz, la tranquilidad y seguridad de las familias nicaragüenses", señaló Murillo.

"Bienvenidos a la sesión inaugural del diálogo nacional", anunció un representante de la iglesia, en el acto de apertura.

Conferencia Episcopal de Nicaragua se pronuncia sobre el diálogo nacional
Muere víctima 52 en protestas de Nicaragua tras 22 días de luchar por su vida

En la mesa del diálogo nacional participarán el Gobierno, los estudiantes y representantes de la sociedad civil y del sector privado, entre otros, el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), la Cámara de Comercio americana (AMCHAM) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES).

El presidente de la Conferencia Episcopal, Leopoldo Brenes (c) habla en una conferencia de prensa para anunciar el inicio del diálogo nacional.

A escasas horas del inicio de las pláticas con la mediación de la Iglesia católica, tropas antimotines reprimieron protestas de estudiantes, campesinos y población en general que realizan cortes de carreteras y marchas por todo el país.

El Centro Carter, que envió a un equipo al país, llamó el sábado a Ortega, a través de Twitter, a detener la violencia y la represión y "demostrar buena voluntad de ir al diálogo".

La crisis ha evidenciado contradicciones internas en el gobierno, considero Díaz, quien precisó que "no hay una sola voz; no se sabe realmente quién esta al frente del Ejecutivo, si es Ortega, Murillo o son otros dirigentes del Partido Frente Sandinista".

El sociólogo y académico Cirilo Otero dijo que no se trata que los militares den un golpe de estado "sino que convenzan a Ortega de convocar a elecciones transparentes", pues considera que el diálogo "nació muerto".

"Esto será una mesa de rendición para que el gobierno se vaya y desaparezca", alertó el universitario nicaragüense Víctor Cuadas, dirigente del Movimiento 19 Abril, al reafirmar que el trasfondo del diálogo deberá ser el fin del gobierno y la democratización del país.

  • Ricardo Clara