Spike Lee arremete contra Trump en Cannes

"Ese hijo de puta tiene el código nuclear", dijo Lee, autor de un cine militante y abanderado de la defensa de los negros en Estados Unidos.

La película es parte del Festival de Cannes, compitiendo por la Palma de Oro, y el siguiente es su tráiler oficial que nos presenta esta producción de Jason Blum, mandamás de la compañía Blumhouse, y el ganador del Oscar, Jordan Peele. De regreso al Festival de Cannes después de 27 años, Lee inició una rueda de prensa lanzando una diatriba plagada de insultos contra Trump, de quien se negó a pronunciar su nombre.

Y la crítica la recibió con los brazos abiertos en Cannes.

El filme, ubicado en 1979 y vagamente inspirado en una historia de la vida real, sigue al policía negro Ron Stallworth (interpretado por John David Washington, hijo de Denzel Washington) y un detective judío (Adam Driver) que se infiltran en una célula del Ku Klux Klan en Colorado. Pero eso no es todo, Lee aprovechó también para hacer mención de la postura de Trump ante la creciente tensión racial y cierra su película con un video en el que el presidente se niega a condenar las acciones que los nacionalistas blancos cometieron en los disturbios de Charlottesville de 2017, incluso hace una comparación entre el presidente y uno de los miembros del KKK que comenta cómo deben adoptar una política de "América primero" (¿suena familiar?). "Pero esta mierda derechista está pasando en todo el mundo", agregó el director de Malcolm X. A medida que avanza la trama, las alusiones a Trump se van haciendo cada vez más evidentes.

BlaKkKlansman termina con imágenes de las manifestaciones de supremacistas blancos que tuvieron lugar en agosto pasado en Charlottesville, en el estado norteamericano de Virginia, donde un hombre atropelló a decenas de personas que marchaban en contra de los neonazis, hiriendo a 19 personas y cuasando la muerte deHeather D. Heyer, una mujer de 32 años.

Basada en la historia real de un policía afroamericano, que se infiltró en el Ku Klux Klan en los años 70.

"Tenemos a un tipo en la Casa Blanca, no voy a decir su maldito nombre, que definió ese momento no solo para los estadounidenses, sino para el mundo, y que ese hijo de p. tuvo la oportunidad de decir que nos referimos al amor, no al odio", dijo el realizador en referencia a la muerte de la joven Heather Heyer.

"No iba a poner esa escena de asesinato en la película sin su aprobación", dijo Spike Lee. "Está en todas partes y no podemos permanecer callados. Pero ese hijo de puta no denunció al jodido Klan". Lee advirtió a la vez que el peligro de la extrema derecha no existe sólo en Estados Unidos.

  • Leon Brazil


EN CASO QUE TE LO HAYAS PERDIDO