Temer pide al ejército el desbloqueo de caminos

La huelga de camioneros sigue paralizando Brasil, país que vivió este viernes en la mayoría de sus estados una jornada de caos tras la negativa de los transportadores para suspender el paro; lo que generó que el presidente Michel Temer convocara al Ejército para desbloquear las carreteras y evitar un mayor desabastecimiento.

"La Abcam (Asociación Brasileña de Camioneros), preocupada por la seguridad de los camioneros, les pide públicamente que retiren las obstrucciones en las carreteras, pero que mantengan las manifestaciones de manera pacífica, sin bloquear las vías", indicó ese sindicato, que dice representar a 700.000 camioneros autónomos.

El alcalde de Sao Paulo decretó este viernes el estado de emergencia en la capital económica y financiera de Brasil.

En Brasilia, Sao Paulo, Río de Janeiro y Recife, las largas colas de autos particulares en las pocas estaciones de servicios aún abiertas ya son una constante.

Temer no especificó si el Ejército será puesto en acción o solo la Fuerza Nacional de Seguridad, tropa de élite policial que depende del gobierno federal.

Negociadores de varios grupos de camioneros acordaron el jueves que se suspendan los bloqueos por 15 días, después de que el Gobierno prometió que subsidiaría y estabilizaría precios del diésel, lo que podría costar 5.000 millones de reales (U$S 1.400 millones).

A la espera de ver si los camioneros acatan el pedido del sindicato, efectivos de la Marina se desplegaron en el puerto de Santos, la Fuerza Aérea estaba en contacto con la decena de aeropuertos que se quedaron sin gasolina y el gobierno aseguró que autorizaría "en caso de ser necesario" la requisa de camiones por parte de las Fuerzas Armadas. La Policía de Carreteras Federal (PRF) señalaba más de 500 bloqueos, en 24 de los 27 estados de este país de dimensión continental.

"La huelga de camioneros afectará significativamente nuestros resultados, tanto en las vendas como en la fabricación y exportación", dijo el presidente de la ANFAVEA, Antonio Megale.

En las negociaciones del jueves, el gobierno se comprometió a suprimir un gravamen sobre el diésel (denominado Cide) y a implantar un sistema de subvenciones para prolongar la reducción de 10% del precio del diésel en las gasolineras anunciada por Petrobras, inicialmente limitado a quince días.

Las acciones de Petrobras se derrumbaron un 14% en la Bolsa de San Pablo, debido a los temores de los inversores de injerencias en la estatal por los escándalos de corrupción.

La crisis cuestiona la capacidad de articulación política del gobierno hasta el traspaso de poder en enero próximo y de dar un respaldo eficaz a su candidato, el exministro de Hacienda Henrique Neirelles.

La movilización "pone más en evidencia la debilidad de este gobierno y va a tener un impacto electoral, porque el gobierno va a ser como un leproso: cuando trate de acercarse a cualquier candidatura, todos van a huir de él", dijo a la AFP el analista político André César, de la consultora Hold.

  • Monte Muniz