Trump cancela cumbre con Kim Jong-un

"Los diplomáticos siguen trabajando sobre la posibilidad de esa cumbre", señaló. Posteriormente Trump tuiteó en su cuenta personal: "Tristemente, fui forzado a cancelar la reunión cumbre en Singapur con Kim Jong Un". Sin embargo, no descartó futuras conversaciones.

En ese proceso de aproximación, Corea del Norte había liberado a tres ciudadanos estadunidenses que estaban detenidos en Pyongyang y anunció también haber desmantelado una instalación dedicada a su programa de armas nucleares.

Un equipo de funcionarios de EEUU está participando en reuniones con representantes del régimen hasta el martes en Corea del Norte con la intención de organizar la esperada cumbre entre Trump y Kim, después de que el presidente de EEUU la cancelara el pasado jueves y se retractara tras un intercambio de mensajes conciliadores.

Choe se refirió al vicepresidente Mike Pence como un "maniático político" por sus comentarios anteriores sobre Corea del Norte y dijo que dependía de los estadunidenses si "nos encontrarían en una sala de reuniones o nos encontrarían en un enfrentamiento nuclear". Pero Pyongyang declaró que no renunciaría jamás a su arsenal nuclear, mientras que no se sienta segura ante lo que considera una agresión estadounidense.

Este sábado, Trump afirmó que las conversaciones con Corea del Norte sobre la cumbre van "muy bien".

Pero la nueva reacción de Trump de no cerrar totalmente la puerta al diálogo generó un moderado optimismo en Seúl.

En respuesta, Corea del Norte sostuvo que aún está dispuesto a sentarse a conversar con Estados Unidos "en cualquier momento, en cualquier formato".

Por ello, añadió el presidente estadounidense, "por el bien de ambas partes pero en detrimento del mundo, (la reunión) no tendrá lugar".

En un acto en la Casa Blanca poco después de anunciar la cancelación de su cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un, Trump advirtió que las Fuerzas Armadas estadounidenses "son de lejos las más poderosas del mundo" y aseguró estar en contacto con Corea del Sur y Japón por si fuera necesaria una actuación conjunta.

En Punggye-ri ha realizado Pyongyang sus seis pruebas nucleares en 2006, 2009, 2013, 2016 (en dos ocasiones) y la última y más potente en septiembre de 2017, cuando la detonación se cree que alcanzó el cuarto de megatón (unas 250 veces más potente que la primera explosión de 2006 y 15 veces más que la bomba de Hiroshima).

La Casa Blanca se apresuró a explicar que la tensión con Corea del Norte iba más allá, y que el diálogo para preparar la cumbre se había interrumpido desde que los negociadores norcoreanos dejaron plantados a los estadounidenses en una reunión la semana pasada.

Kim y Moon se reunieron ayer por sorpresa y en secreto en la frontera intercoreana para tratar la celebración del encuentro.

  • Leon Brazil