Aplauden al primer ministro holandés por trapear en el parlamento

"¿Qué pasa si el primer ministro derrama su tasa de café?".

El personal de limpieza y todos alrededor aplauden la acción de Rutte. Algunos cibernautas holandeses criticaron a medios de comunicación por la exposición de la historia, diciendo que no era noticia y que era normal que la gente limpiara en Holanda, tal como lo hiciera Rutte.

Lo que generó impresión fue que el propio Rutte tomó un lampazo y limpió el desastre, incluso con un pañito húmedo quitó la salpicadura de café de los puestos de seguridad del Congreso. Un video de su primera reacción se viralizó en YouTube.

Parece mentira que en pleno siglo XXI nos siga asombrando que un político coja una fregona en público para enmendar un descuido, pero lo inusual de esta escena ha hecho que esté dando la vuelta al mundo. El año pasado, cuando Rutte finalmente pudo formar un nuevo gobierno de coalición meses después de una polémica elección nacional, fue fotografiado en bicicleta al palacio del Rey Willem-Alexander para una reunión con el jefe de Estado holandés. Sin empacho, el político pide un trapeador y con este limpia el café derramado en el piso.

  • Leon Brazil