Argentina se endeuda con el FMI por 50 mil millones de dólares

Asimismo, Lagarde respaldó medidas para reducir una inflación que "carcome los cimientos de la prosperidad económica de Argentina".

"El plan económico del gobierno gira en torno a un reequilibramiento de la posición fiscal".

Y prevé acelerar el ritmo de reducción del déficit del gobierno, restableciendo el balance primario para 2020.

Como se esperaba, el gobierno nacional debió comprometerse a profundizar el ajuste fiscal para obtener el visto bueno del organismo multilateral, durante los tres años que en principio durará el acuerdo. Asimismo, "si las condiciones sociales empeoran, existen disposiciones para incrementar más la asignación presupuestaria dedicada a las prioridades sociales".

Además, el FMI y Argentina acordaron disminuir la inflación del país al 17 por ciento a fines de 2019, a 13 por ciento a finales de 2020 y a 9 por ciento al culminar 2021. Como contraprestación el Gobierno se comprometió a bajar el déficit fiscal y a no interferir en la libre flotación del dólar, entre otras metas que hizo explícitas en las negociaciones.

Tras destacar que el monto de US$ 50.000 millones "es 11 veces la cuota de la Argentina cuando lo normal es hasta cuatro veces la cuota", Blejer dijo: "entiendo que se va a usar el 30% y el resto queda como garantía de un default".

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha aprobado en la madrugada de este viernes (hora española) un préstamo de 50.000 millones de dólares (42.400 millones de euros) a Argentina en respuesta a la petición de ayuda finanicera que formalizó el presidente del país, Mauricio Macri para evitar "una gran crisis".

El titular del BCRA, Federico Sturzenegger y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne al informar detalles del acuerdo con el FMI.

"Refleja el apoyo de la comunidad internacional a la Argentina. Es una muy buena noticia, estamos muy contentos", resaltó el ministro, minutos después de que el Fondo emitiera el comunicado oficial sobre el acuerdo de 36 meses.

"El Fondo tiene más sensibilidad política que cuando yo estaba por ahí", cerró.

Como se esperaba, el entendimiento con el FMI implica un condicionamiento a casi la totalidad de la política económica: el organismo impuso modificaciones en materia fiscal y monetaria, aunque se incluyeron "cláusulas de salvaguardia social inéditas" que permitirán ampliar el gasto social en caso de ser necesario. "Vamos a crecer un poco menos y vamos a tener un poco más de inflación de la que pensábamos a principios de año", advirtió. Han asumido el compromiso de velar por que el gasto, como porcentaje del PIB, no descienda en los tres próximos años.

"Todavía no podemos comentar qué porción va a ser para el refuerzo presupuestario y qué porción para reservas", señaló el funcionario.

  • Monte Muniz