Aumentan los suicidios en EE.UU en las últimas dos décadas

"¿Qué estamos haciendo como nación para ayudar a las personas a manejar estas cosas? -se preguntó Christine Moutier, directora médica de la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio- Porque cualquiera puede experimentar esas tensiones".

En general, Estados Unidos experimentó un aumento del 25% en la tasa de suicidios durante ese período, con diferencias en cada estado que van desde un aumento del 6% en Delaware hasta un aumento de casi el 58% en Dakota del Norte, registraron los investigadores.

"El método más común fue el arma de fuego, seguido de ahorcamiento o asfixia y después el envenenamiento", reveló Schuchat.

La conclusión más importante, según los profesionales de la salud mental, es que el suicidio es un problema, no solo para los enfermos mentales, sino para cualquier persona que tenga problemas serios en su estilo de vida.

También señala que más de la mitad (54 %) de las personas que murieron de esta manera no tenían un diagnóstico conocido en el momento de su muerte y señala problemas de relaciones sentimentales, pérdida de seres queridos, abuso de drogas o alcohol, problemas de salud, trabajo o dinero como algunos de los principales factores de riesgo.

Los investigadores de los CDC analizaron las tasas de suicidio en personas de 10 años o más desde 1999 hasta 2016, utilizando datos del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales para 50 estados y el distrito de Columbia.

Así como el estigma en torno a las enfermedades mentales se ha reducido en los últimos años, lo mismo sucede con la renuencia de muchos a discutir sus propios problemas de salud mental, incluidos los famosos.

"No tenemos todas las respuestas".

Recientes informes gubernamentales han destacado el incremento de los índices de suicidio entre las mujeres.

Las estadísticas que maneja la CDC también muestran que el alza de los suicidios es mayor en el caso de las mujeres, pero en el caso de los hombres sigue siendo entre tres y cinco veces más alto. Por edades, el incremento es significativo entre los 45 y 65 años. "Cuando una figura pública se suicida envía un mensaje negativo porque recordemos que hay mucha gente que los admira y pueden llegar a pensar que hacerlo está bien", advirtió Flores.

El CDC, la principal agencia de salud pública de los EE. Galea, quien tampoco participó en el nuevo estudio, agregó que por esta razón, la nueva investigación debe tomarse "muy en serio".

El doctor Jerry Reed, de la Alianza Nacional de Acción para la Prevención del Suicidio, dijo a la BBC que si bien "definitivamente existe una relación entre la enfermedad mental grave y el comportamiento suicida", los expertos han descubierto que no es solo un desafío de salud mental.

Frente a estas cifras, el CDC llamó a los estados a relanzar las políticas de prevención y "responder a los factores que contribuyen al suicidio". "Comenzar una conversación, ayudar a mantenerlos seguros, ayudarlos a conectarse y luego darles seguimiento", dijo.

  • Gilberto Valderrama