Cuba reitera falta de pruebas de presunto ataque sónico

Para concluir, el MINREX señaló que mantiene su "compromiso de cooperar con las autoridades de los Estados Unidos para lograr el esclarecimiento de esta situación y la mejor atención médica a las personas concernidas".

Además, en las últimas semanas se divulgó que al menos dos casos similares a los de Cuba se habían registrado en China, donde diplomáticos estadounidenses presentaron síntomas similares a los de sus colegas destinados en La Habana.

Destacó que la embajada estadounidense le notificó el pasado 29 de mayo que una funcionaria de esa legación "había reportado síntomas de salud como resultado de 'sonidos indefinidos' en su lugar de residencia".

El Gobierno cubano ha declarado que no existen pruebas que le responsabilicen en modo alguno por los problemas de salud que afectaban a los diplomáticos de Estados Unidos en la isla, después de que el Departamento de Estado nortamericano informara de otros dos funcionarios de la Embajada con síntomas similares a los afectados en 2016.

El año pasado, Cuba ya protestó porque Estados Unidos no permitió a sus especialistas evaluar a los diplomáticos que enfermaron en La Habana, también supuestamente a causa de extraños sonidos en sus viviendas, a las que los investigadores cubanos tampoco pudieron acceder.

Para La Habana, "tras más de un año de investigaciones" por ambas partes "no hay hipótesis creíble ni conclusiones apegadas a la ciencia que justifiquen las acciones tomadas por el Gobierno de los Estados Unidos", las que volvió a presentar como "motivaciones políticas".

"La exhaustiva y urgente investigación llevada a cabo en las inmediaciones de la residencia no encontró indicios de sonido alguno que pudiera provocar daños a la salud", sostiene la declaración del Minrex.

Desde mediados del año pasado, los dos países viven un serio retroceso en sus relaciones, luego de que la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenara el retiro de casi todos los funcionarios de la embajada en La Habana, por el peligro que suponían unos supuestos ataques sónicos reportados por el personal estadounidense.

La Casa Blanca anunció en enero que realizaría una estudio propio, pero en este nuevo escenario, el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció el martes la creación de una unidad especial para responder a los "inexplicables incidentes de salud".

"Garantizar la salud y la seguridad de los cubanos y de los ciudadanos extranjeros, ha sido, es y será una prioridad que distingue a la nación".

Desde agosto de 2017, no se conocía ningún caso de afectados por los supuestos ataques sónicos sufridos por diplomáticos estadounidenses y canadienses en la capital cubana. Es ampliamente conocido que el Gobierno cumple con rigor sus responsabilidades en la atención y la protección al Cuerpo Diplomático. Cuba es y seguirá siendo un país seguro, estable y atractivo', concluye la declaración oficial del Minrex.

  • Leon Brazil