¿Cumplirá EE.UU.?: Kim Jong-un se compromete a desnuclearizar Corea

El ex vicecanciller de Relaciones Exteriores argentino, Roberto García Moritán, consideró que la cumbre entre los presidentes de Estados Unidos y Corea del Norte, Donald Trump y Kim Jong-un, traerá un resultado ganador para ambos países y para el mundo.

Lo que parece indiscutible es que Kim Jong-un ha conseguido que Trump, que lo ha calificado hoy de "hombre listo" y "con gran personalidad", legitime su régimen y le garantice su permanencia a cambio de un impreciso compromiso sobre sus armas nucleares.

En declaraciones a la prensa internacional, el mandatario explicó que durante su reunión con Kim elogió las condiciones geográficas de Corea del Norte, por sus límites con Corea del Sur y China e incluso dijo que su costa "es genial". Pide que les pongan fin a las diferentes acciones y movimientos que los oponen.

Además de señalar la suspensión de los ejercicios militares de EE.UU. y Corea del Sur en la península, la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte (KCNA) afirmó en la primeras informaciones publicadas desde que Kim regresó al país que Trump se comprometió a establecer "garantías de seguridad" no especificadas para Pyongyang, y que "levantará las sanciones en su contra".

Y consultado sobre si invitaría al líder norcoreano a la Casa Blanca, respondió: "Absolutamente, lo haré". Ambos líderes se comprometieron a "completar la desnuclearización de la península de Corea" en la declaración conjunta que han firmado este martes.

El primer episodio de este encuentro cercano con Kim hizo que todo el mundo se viera atrapado, desde el primer apretón de manos hasta la visita del dictador a la limusina presidencial, conocida como "La Bestia", cortesía de Trump. El presidente Trump y el presidente Kim Jong-un tuvieron un intercambio de opiniones amplio, profundo y sincero sobre las cuestiones relativas al establecimiento de nuevas relaciones entre EEUU y la RPDC y la construcción de un régimen de paz duradero y robusto en la península de Corea.

Trump -olvidando sus acostumbrados exabruptos y los continuados insultos contra el líder norcoreano, que fueron justamente reciprocados- aseguró que la declaración es "muy extensiva" y contiene "mucha buena voluntad".

Por último, acordaron "recuperar los restos de los prisioneros de guerra o desaparecidos en combate" después de la guerra de Corea (1950-1953), "incluida la repatriación inmediata de los que ya han sido identificados".

Y aunque hasta el momento no sabemos muy bien todos los pormenores del encuentro entre ambos líderes, sí sabemos que antes de su reunión Trump le mostró un video a Jong-un al más estilo Hollywood.

  • Gilberto Valderrama