Donald Trump recibe a los reyes de España en la Casa Blanca

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, transmitió ante Felipe VI su deseo de visitar a España y calificó de "excelente" la relación comercial y en materia de defensa que mantienen ambos países, "especialmente ahora mismo". Si en los actos en Nueva Orleans y San Antonio se ha decantado por estilismos repletos de color y con cortes especiales, para la reunión de este martes ha preferido utilizar una prenda más discreta -a pesar del potente color- para dejar el protagonismo de la jornada a la importante reunión que mantendrán el Rey Felipe VI con Donald Trump. "Así que amamos España", añadió el presidente.

Diplomáticos españoles dijeron que el rey de España abordó con el mandatario estadounidense las preocupaciones de su país y de la Unión Europea (UE) sobre su decisión de imponer tarifas a las importaciones de acero y aluminio provenientes de ese bloque.

Hay muchos intereses en común. Del igual modo, hizo hincapié en que España y Estados Unidos tienen "una historia y un legado en común" desde hace muchos años.

"Éste es un gran final para un perfecto viaje", añadió Felipe VI, a quien Trump estrechó la mano al comienzo y al final de la comparecencia sin preguntas.

Donde también se constataron discrepancias fue en materia de inmigración, después de las duras críticas que Trump ha vertido esta semana contra la política de Alemania en este ámbito, que, a su juicio, hace aumentar la criminalidad.

De esta forma, la diseñadora cordobesa se incorpora al fondo de armario de la Reina de España, en este caso, en un viaje tan significado como es el que están llevando a cabo por varios estados de EEUU. Encantado con España, Trump, que fue invitado el año pasado a visitar nuestro país por el gobierno de Mariano Rajoy, reiteró su interés en visitar España ahora como presidente de EE UU.

Con casi un cuarto de hora de retraso, los Reyes fueron recibidos por sus anfitriones en la puerta sur de la Casa Blanca entre truenos y una lluvia que fue a más.

El vestido que entonces escogió la esposa de Trump era de color azul bebé y sin cinturón -uno de los complementos fetiche de doña Letizia-, mientras que la consorte española se ha decantado por la versión fucsia, que parece haberse convertido en su tono preferido en los últimos días.

En el caso de la Reina, es la segunda ocasión en la que está en la residencia oficial, después de que acompañara a Felipe VI a la cita que tuvo con el expresidente Barack Obama y su esposa, Michelle, en septiembre de 2015.

  • Leon Brazil