Encuentran las huellas más antiguas del planeta - Mundo Web

Las huellas, que pertenecen a un invertebrado, son de hace 541 millones de años.

Las huellas animales más antiguas conocidas hasta ahora, que datan de al menos 541 millones de años, han sido descubiertas en China, según un estudio publicado el miércoles. No las dejó ningún temible dinosaurio, sino un pequeño insecto que vivió hace más de 500 millones de años.

No está claro exactamente a qué tipo de criatura corresponden las huellas, que se encuentran a solo unos milímetros unas de otras formando dos hileras de marcas poco profundas impresas en piedra caliza.

La importancia de dichas huellas está en que representan la evidencia más antigua de la existencia de apéndices en los animales, y en que sitúa el origen de estas estructuras entre los comienzos del Cámbrico y el final del Periódo Ediacárico, un periodo geológico que duró de los 635 a los 541 millones de años de antigüedad.

"La roca que contiene el fósil ha sido muy bien datada entre 551 y 541 millones de años", dijo Zhe Chen, el autor del estudio. "Este es considerado el primer registro de huella fósil animal", señala el informe en la revista estadounidense Science Advances.

Desafortunadamente para los científicos, la criatura que produjo las huellas no murió cerca de ellas, con lo que no se encontró su fósil para ser estudiado.

Debido a que las huellas son más antiguas que cualquier fósil conocido de un animal, son cruciales para comprender cómo evolucionaron los primeros animales durante los primeros días de la vida en la tierra. "Al menos tres grupos vivos de animales tienen extremidades pares (representados por artrópodos como los abejorros, anélidos como los gusanos de cerdas y tetrápodos como los humanos)".

La 'explosión del Cámbrico', cuyo inicio estimado data de unos 540 millones de años, supuso la rápida aparición de una variedad diversificada de animales en un período de unos 25 millones de años.

Los investigadores a cargo del estudio provienen del Instituto de Geología y Paleontología de Nanjing de la Academia de Ciencias de China y de la Universidad Tecnológica de Virginia en Estados Unidos. Su rastro parece estar conectado a madrigueras o a posibles caminos cercanos, un detalle que sugiere que este animal se enterraba en los sedimentos y en acumulaciones de microbios para alimentarse y encontrar oxígeno.

  • Buena Jesus