Evo Morales descarta que Bolivia presente contrademanda por río Silala

El canciller boliviano Fernando Huanaconi dijo este sábado que la Corte Internacional de Justicia de la Haya (CIJ) habría permitido a Bolivia postergar su defensa en la demanda contra Chile por el uso de aguas del río Silala.

"Inicialmente se ha pensado en la contrademanda, pero por recomendaciones jurídicas de carácter internacional se ha descartado", sostuvo el presidente altiplánico agregando que Bolivia "acudió a organismos internacionales expertos para que nos aporten estudios para la contramemoria".

Con la decisión de no presentar esta contrademanda, el Gobierno boliviano sólo tiene pendiente entregar la contramemoria ante la CIJ, acción con la que cumplirá el próximo 3 de septiembre como una respuesta a la memoria presentada por Chile hace un año.

Tras los dichos de Evo Morales expresando que Bolivia no va a contrademandar a Chile por la polémica con las aguas del Silala, el Presidente Sebastián Piñera publicó en su cuenta de Twitter que esto sólo viene a "ratificar la posición chilena". "Agua es vida, y si nos entendemos desde ese punto de vista, debería de haber acuerdos", añadió el mandatario. El Silala es un cauce de agua que nace en el Potosí y cruza la frontera hacia Antofagasta, pero su uso y estatus ha erosionado las relaciones entre Santiago y La Paz en los últimos veinte años.

Ya en 2009 se llegó a un principio de acuerdo entre ambos Estados, en el que el gobierno de Santiago aceptaba pagar por el 50% del recurso que utilizaba y el resto una vez se defina su pertenencia.

La controversia ha subido de tono desde entonces, hasta el punto de que Chile presentó el año pasado una denuncia ante la CIJ por el temor de que Bolivia corte el flujo del río. Morales apeló a la resolución que aprobó la ONU a petición de Bolivia en 2010, por la cual se consideró como un derecho humano básico el acceso al agua potable.

El escrito además añadió que Bolivia violó sus obligaciones internacionales al no informar de la construcción de un estanque de peces, en el 2012, y de un puesto militar con viviendas cuyos trabajos "podrían tener efectos en el río Silala e impactar adversamente en Chile". Ante este anuncio, el mandatario chileno, Sebastián Piñera, señaló que su país reitera la posición de que se trata de un río internacional. En el documento, le reclamó al tribunal que reafirme su derecho a un uso equitativo de las aguas y que advierta a La Paz de su obligación de " tomar todas las medidas apropiadas para prevenir y controlar la contaminación u otras formas de daño a Chile como resultado de sus actividades ". Es un caso que Bolivia levantó en 1999, ha tenido tiempo suficiente.

Es una buena decisión el no presentar la contrademanda. "Chile ha consolidado una política externa de Estado". En marzo de 2016, el presidente Evo Morales anunció que presentará una demanda por el mismo tema.

  • Leon Brazil