FOTOS: Por esta razón, una niña sufrió una repentina parálisis

Cuando Jessica Griffin despertó a su hija Kailyn, como todas las mañanas, jamás se imaginó que tendría que ir al médico casi inmediatamente.

Jessica quiso continuar con la rutina y ayudo a la pequeña a cambiarse, luego comenzó a peinarla y fue ahí cuando observó una enorme y gorda garrapata aferrada a su cráneo.

Los doctores, después de escuchar la historia y estudiar los rastros que el insecto dejó en la cabeza de Kailyn, dijeron que era un caso de parálisis causada por la garrapata, un hecho poco frecuente. Terminó de vestir a su hija y corrió con ella al hospital.

"¡Después de un montón de análisis de sangre y una tomografía computarizada de la cabeza la han diagnosticado con una parálisis de garrapata!"

Posteriormente compartió una serie de fotografías en las cuales, la pequeña Kailyn está mucho más recuperada del "ataque" de la garrapata que le produjo la parálisis. ¡Por Favor, por el amor de Dios, revisen a sus hijos por garrapatas!

De acuerdo con información de la Fundación Estadounidense de la Enfermedad de Lyme, después de que una garrapata se alimenta de la sangre de un animal o un humano, la zona se hincha y el insecto libera una neurotoxina que puede provocar eventos como este.

Los síntomas de la parálisis de garrapata suelen aparecer entre cinco y siete días después de que el insecto empieza a alimentarse. "¡Es más común en niños que en adultos", escribió Jessica en su perfil de Facebook.

La historia publicada por The Washington Post detalló que los efectos de la picadura comienzan por las extremidades inferiores hasta pasar a las superiores, incluso provocado dificultades de movilidad de los músculos de la cara y la lengua.

Pero una vez que es sacada de su lugar de confort, la recuperación del paciente suele ser -por lo general- inmediata. Afortunadamente, Kailyn recibió el tratamiento médico para recuperarse rápidamente.

  • Leon Brazil