Indigna en Nueva York posible deportacion de trabajador indocumentado

Pero así ocurrió el viernes 1 de junio cuando fue a repartir pizzas a una base militar de Brooklyn y, tras ser sometido a una examen de antecedentes en la entrada, los soldados descubrieron que tenía una orden de arresto pendiente por parte de las autoridades de migración.

Tras firmar, los militares llamaron al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), quienes identificaron que Pablo tenía una orden activa por deportación, a pesar de tener una trámite para obtener un permiso de residencia y trabajo permanente.

Pablo Villavicencio Calderón, inmigrante indocumentado de 35 años de edad, originario de Ecuador y con dos hijas y una esposa estadounidenses, realizó la semana pasada como ya había hecho previamente una entrega de comida en Fort Hamilton, una base del ejército en el condado de Queens. El trabajador presentó el IDNYC, que entrega la Ciudad de Nueva York, pero el uniformado dijo que ese documento no era válido, procediendo a disponer su detención y posterior entrega a los agentes de ICE.

Sin embargo, esta vez Villavicencio fue detenido por las autoridades en la base durante dos horas, hasta que los agentes de ICE llegaron para arrestarlo.

"Como padre de tres (hijos), no puedo imaginar el miedo que ella y Pablo están sintiendo ahora", admitió.

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció hoy que su despacho está dispuesto a proveerle representación legal gratuita a Villavicencio."Va en contra de todo lo que creemos", señaló Cuomo en una declaración difundida por su despacho.

Según Chica, su marido había solicitado el pasado mes de febrero la 'green card' (un visado de residencia que te permite vivir en Estados Unidos de manera legal). Ambos políticos dijeron que buscaban respuestas ante lo ocurrido en Fort Hamilton.

"¿Acaso nuestra ciudad, estado o nación son más seguros porque han sacado a un repartidor de pizza de las calles?", se preguntó Brannan. Una portavoz de la agencia afirmó que el ahora detenido había sido un "fugitivo" desde 2010 cuando no cumplió con una orden de expulsión en su contra.

Chica, de 38 años, sigue cuestionando la detención de su esposo.

Al respecto, grupos defensores de familias inmigrantes como Make the Road New York han solicitado que se abra una investigación, mientras que Inmigrantes de Nueva York emitió un comunicado: "Es absolutamente repugnante cuando el ejército más poderoso del mundo persigue a los repartidores de pizza".

El gobernador dijo el jueves que llamó por teléfono a Chica para expresarle su solidaridad y ofrecerle un abogado a través de un programa estatal de ayuda a inmigrantes. "Los neoyorquinos inmigrantes como Pablo Villavicencio proveen a sus familias trabajando duro y haciendo sacrificios, no deben ser arrancados de sus comunidades y sus niños llorando por perseguir el sueño americano cada vez más sombrío", dijo Steven Choi, director ejecutivo de la NYIC.

  • Leon Brazil