Italia: Barco de rescate Aquarius sigue a la deriva tras rechazo europeo

La suerte de 629 migrantes a bordo del "Aquarius", rescatados frente a Libia por una oenegé francesa, seguía dependiendo este lunes de una pulseada entre Malta e Italia, dos países que se negaron a abrir sus puertos a esta embarcación.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una nota oficial, ha dicho que "es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas, cumpliendo de esta manera con las obligaciones del Derecho Internacional".

A la deriva Barco con 600 inmigrantes sigue varado al no poder anclar en Italia Un barco con cientos de inmigrantes a bordo seguía esperando hoy poder anclar en un puerto seguro después de que tanto Italia como Malta se negaran a ello, denunció hoy una portavoz de la organización SOS Méditerranée, dueña del "Aquarius".

"No soy racista, pero a esto digo NO, las mafias hacen el agosto y nos los traen aquí, me parece bien que entren por Valencia pero luego que se los lleven para Teruel, y las zonas despobladas de España, aquí en Valencia estamos saturados, estos políticos no se dan cuenta de que hay mayor parte de la sociedad que esta en contra de esta inmigración que a favor, al final saldrá la ultraderecha", fue otro de los comentarios.

Ante la negativa de los gobiernos de Italia y Malta a recibir a los migrantes, el presidente español anunció que recibiría a las 629 personas rescatadas frente a Libia por una ONG.

Imagen de Médicos Sin Fronteras con la posición del barco, cerca de Malta y de la costa italiana.

Según un comunicado conjunto del ministro italiano del Interior y de su homólogo de Transporte, Danilo Toninelli, "Malta no puede seguir mirando para el otro lado cuando se trata de respetar convenios internacionales precisos sobre la protección de la vida humana".

El alto comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, agradeció a España.

Muscat ha insistido en un mensaje de Twitter que "Italia ha roto las normas internacionales y ha causado un punto muerto" por negarse a recibir en alguno de sus puertos a las más de 600 personas que viajan a bordo del 'Aquarius', entre ellas menores no acompañados y mujeres embarazadas. "Si está contento, no puedo sino darle las gracias", ha afirmado, considerando que el nuevo Gobierno socialista habría querido dar una "imagen de humanidad o de izquierda" con su decisión.

Obligada a aceptar a más de 700.000 inmigrantes desde 2013, Italia ha sentido que la UE la ha dejado "sola", después de que algunos países miembro recurrieran a "clausuras egoístas" de sus fronteras ante el influjo migratorio desde el norte de África, según lo formuló Conte.

  • Leon Brazil