Las inversiones extranjeras directas en España muestran estabilidad

La Agencia de la ONU para el Comercio y el Desarrollo (UNCTAD) señala en su informe anual publicado hoy que tras el descenso del 23% el año pasado -hasta situar la inversión en 1.43 billones de dólares- habrá un "crecimiento frágil" el 2018.

"Esta tendencia negativa es una preocupación a largo plazo para los encargados de política de todo el mundo, especialmente para los países en desarrollo, donde la inversión internacional es indispensable para el desarrollo industrial sostenible", indicó en el informe el secretario general de la ONU, António Guterres.

La organización de la ONU advirtió que intensificar y ampliar las tensiones comerciales podría tener un efecto negativo sobre la inversión en las cadenas de valor globales y que es probable que las reformas fiscales de Estados Unidos afecten de forma significativa los patrones globales de inversión.

No obstante, los flujos globales de inversión extranjera permanecerán por debajo de la media de los últimos diez años, que ha sido de 1.55 billones de dólares, dijo el director de la división de Inversión y Empresa de la UNCTAD, James Zhan, durante una rueda de prensa.

El año pasado solo en América Latina y el Caribe la IED creció en el 8% ($ 151.000 millones). El valor de las adquisiciones transfronterizas (fusiones y adquisiciones) bajó un 22 por ciento en 2017, pero no solo disminuyeron esos grandes negocios corporativos que ayudaron a inflar las inversiones extranjeras directas en 2016, observó el informe.

Los flujos entrantes de inversiones en España fueron más elevados entre 2012 y 2014 (unos 25.000 millones de dólares, con un repunte de hasta 37.000 millones en 2013), pero se debió a unas condiciones extraordinarias, explicó a Efe el economista de la UNCTAD Ariel Ivanier.

En Suramérica concretamente, la inversión extranjera directa aumentó incluso un 10 % a raíz del fin de la recesión en Brasil y Argentina.

Para el caso de México expuso que aun con el complejo entorno, el sector automotriz logró atraer 32% más de IED en 2017, al alcanzar 7 mil millones de dólares; mientras que las proyecciones en el energético avizoran un incremento en los próximos años, porque el año pasado se anunciaron proyectos en energías renovables por casi 5 mil millones.

En México, la inversión extranjera permaneció estable con 30,000 millones de dólares gracias sobre todo a la industria automovilística y pese a la incertidumbre en torno a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá y EEUU.

La UNCTAD afirma que el crecimiento económico de este bloque es "tibio" por la incertidumbre económica y política.

  • Monte Muniz