Llega a su fin segunda misión de búsqueda del avión malasio desaparecido

"Con mucha tristeza en el corazón, terminamos nuestra búsqueda actual sin haber alcanzado el objetivo", ha dicho el director Oliver Plunkett.

La segunda operación de búsqueda del avión de Malaysia Airlines desaparecido en 2014 finalizó sin resultados.

El barco Seabed Constructor, contratado por Ocean Infinity, y apoyado por ocho vehículos submarinos no tripulados se encuentra este martes aún rastreando la zona de acotada y donde según los cálculos de los investigadores es la zona más probable del siniestro.

Kuala Lumpur previó el pago de 70 millones de dólares si eran encontradas las dos cajas negras y el fuselaje del avión.

"Si alguien tiene alguna información, consideraremos reanudar la búsqueda pero por ahora tenemos que detenerla", añadió el dirigente que mostró su "comprensión" con los familiares de las víctimas.

El ministro de transporte de Malasia, Anthony Loke, dijo que se publicaría un informe completo sobre la desaparición de MH370 en un futuro cercano.

El MH370 desapareció de los radares el 8 de marzo de 2014 unos 40 minutos más tarde de su despegue en Kuala Lumpur rumbo a Pekín, después de que alguien apagara los sistemas de comunicación e hiciera virar el avión, según la investigación oficial.

El expiloto e investigador canadiense Larry Vance indicó en 2016 que, en su opinión, el avión malasio había sido estrellado deliberadamente en un acto suicida por el piloto Zharie Shah, que en su casa tenía un simulador de vuelo con una ruta parecida a la realizada por el aparato antes de estrellarse.

Sin embargo, otros expertos opinan que, de acuerdo con los análisis de los datos del satélite, todo indica que nadie pilotaba el avión cuando se precipitó en el mar.

En enero de 2017 Australia, Malasia y China acordaron suspender la búsqueda y en agosto los expertos australianos sugirieron una nueva zona de rastreo de 25.000 kilómetros cuadrados, donde podrían estar los fragmentos de la aeronave.

  • Leon Brazil