Los alpinistas convierten el Everest en un basurero

Un alpinista que pensaba encontrar nieve inmaculada en el Everest puede llevarse una sorpresa desagradable.

Pemba Dorje Sherpa, un guía que ha llegado la increíble suma de 18 veces a la cima del Everest, dio a conocer como el increíble espectáculo que era ver en vivo al monte derivó en un penoso escenario. "La montaña tiene toneladas de residuos", afirmó el serpa a AFP.

Desde la emergencia de las expediciones comerciales en los años 1990, se disparó el número de personas que escalaron la montaña de 8,848 metros de altitud.

Pero esa popularidad tiene consecuencias. Y poco a poco, cordada tras cordada, los residuos van salpicando el Everest.

Desde hace algún tiempo, las autoridades han puesto en marcha diversas medidas para combatir el problema, entre ellas que las expediciones deben dejar un depósito de $4,000 dólares antes de subir a la montaña, los cuales se les devolverán siempre y cuando baje con un mínimo de 8 kilos de basura por persona. Por ejemplo, el Tíbet impone a los alpinistas una multa de 100 dólares por kilogramo de basura.

Sólo la mitad de los alpinistas recupera las cantidades de residuos exigidas, según el SPCC.

Para Dorje Sherpa, el problema principal es la dejadez de los visitantes y que algunos responsables oficiales sean sobornados.

"No hay bastante vigilancia en los campamentos altos (los situados por encima del campo base) para garantizar que la montaña sigue limpia", lamenta.

La guerra de precios entre operadores convirtió la montaña en un destino más asequible para inexpertos, lo que agrava el problema, consideró Damian Benegas, un veterano del Everest.

Según un informe de 2016, los sherpas locales eliminan 11.793 kg.de heces humanas de la montaña cada temporada, arrojándolas en zanjas en un pueblo cercano. "Luego son arrastrados río abajo durante el monzón", explica Garry Porter, un ingeniero estadounidense. Su equipo y él estudian la construcción de una estructura de compost a proximidad del campo base, para convertir esos excrementos en abono.

Ang Tsering Sherpa, expresidente de la Asociación de Alpinismo de Nepal, cree que una solución podría ser crear equipos dedicados a la recolección de basura.

Su operador, Asian Trekking, recolectó 18 toneladas de residuos en la última década, además de los ocho kilos obligatorios por miembro de la expedición.

  • Leon Brazil