Nena de 9 años a rehabilitación por una adicción a videojuegos - Mundo

Poco después descargó Fortnite, un popular juego de supervivencia desarrollado por Epic Games y People Can Fly, informó el periódico escocés Daily Record. Carol incluso contó que su hija le pegó en dos oportunidades al padre cuando él intentó quitarle la consola.

Les pidió una tutoría para preguntarles si toda iba en casa porque la pequeña se había dormido varias veces en clase y sus notas estaban empeorando.

Los padres recuerdan que al preguntar a su hija, "se volvió inusualmente contestona y agresiva", pero lo achacaron a las hormonas.

Además, la madre encontró pagos de 50 euros desde su tarjeta de crédito, y es que pese a ser una aplicación gratuita, los usuarios pueden mejorar su rendimiento pagando algunos extras. Fue entonces cuando le confiscaron la consola y le limitaron las horas de juego, a una hora de lunes a viernes y dos durante los fines de semana.

Los padres se dieron cuenta de que la situación era extrema cuando comprobaron que un día se orinó encima para poder seguir jugando. "Estaba tan enganchada en el juego que ni siquiera iba al baño".

Desde el incidente, la pareja envió a su hija a una clínica de rehabilitación por "adicción al juego", una enfermedad que fue clasificada este año como una condición por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Otro de los síntomas es "la continuación y el aumento de la actividad pese a la aparición de consecuencias negativas".

Steve Pope, el consejero de adicciones que ha estado tratando a la hija de Carol y Richard, dijo que padres le han contactado para valorar el estado de sus hijos, los cuales han empezado con la adicción al videojuego desde los 8 años, y sus adicciones a Fortnite."He estado trabajando en este campo durante tres décadas y nunca había visto algo así, qué tan extendido y potencialmente dañino es esto", dijo.

Carol dice que ella no tenía ni idea de la naturaleza adictiva del juego, ni del impacto que podía tener en la salud mental de su hija.

"Este es un problema grave que está destruyendo la vida de nuestra niña y alguien tiene que intervenir para prohibirlo antes de que se convierta en una epidemia", sentenció la madre, informan los medios ingleses.

Actualmente, está recibiendo una terapia para recuperarse de su adicción.

  • Buena Jesus