Organizaciones sociales de ciudad nicaragüense de León anuncian paro de 24 horas

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia anunció un paro nacional en Nicaragua para este jueves 14 de junio.

En la convocatoria, los empresarios también hicieron un llamado a los empleados del Estado a que se sumen al paro total "de manera masiva", dada que "su dignidad ha sido pisoteada por un Gobierno represivo", dijeron. Nicaragua sobrevive hoy entre la rebelión de las calles y la represión gubernamental, que regresó al país centroamericano escenas olvidadas de su pasado, con escuadrones de la muerte que disparan sin contemplaciones y con barricadas levantadas por sus cuatro costados.

Aguerri explicó que es un paro cívico nacional y pacífico que abarca a todo el país y todas las actividades económicas salvo aquellas relacionadas con la preservación de la vida y la cobertura de servicios básicos para la población.

"Esperemos que el mensaje sea recibido de forma alta y claro, que el país necesita un diálogo positivo que contribuya a encontrar las vías idóneas que redunden en consensos en pro de la paz y tranquilidad de todos los nicaragüenses", destacan los empresarios de la región.

Al respecto, observadores llaman la atención sobre como el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, pidió a través de su cuenta en Twitter respaldar el paro, aun cuando las consecuencias de esa medida podrían ser nefastas para las familias más vulnerables.

Estudiantes de la Universidad de Costa Rica se unen a una protesta de ciudadanos nicaragüenses frente a la embajada de Nicaragua en San José, Costa Rica.

El diálogo fue suspendido poco después de haberse iniciado a mediados de mayo tras la propuesta de los sectores civiles de adelantar las elecciones, algo que el Gobierno tildó de "golpe de Estado".

Los obispos se reunieron el pasado jueves con Ortega para transmitirle "el dolor y la angustia" que sufre el pueblo por la violencia sufrida en las últimas semanas y hablaron sobre su planteo para democratizar el país.

Los manifestantes antigubernamentales eliminan una barricada que crearon para que los vehículos comerciales puedan pasar en Jinotepe, Nicaragua.

Nicaragua vive una crisis desde el 18 de abril.

Este martes, en tanto, hubo otra jornada de protestas.

El deceso 147 sería la nueva víctima de los violentos enfrentamientos entre la Policía Nacional de Nicaragua y fuerzas de choque oficialistas, cuando atacaron a opositores en las ciudades de Jinotepe, Masatepe y El Crucero. La cifra se elevó así a 148 en apenas dos meses.

El país cumple hoy 54 días de la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años ochenta, con Ortega también de presidente.

Las protestas contra el presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del líder, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

  • Leon Brazil