Repsol desafía a las grandes eléctricas con su plan estratégico

A partir de ahora, y dentro del marco del nuevo Plan Estratégico 2018-2020, Repsol pretende alcanzar una cuota de mercado superior al 5% y dos millones y medio de clientes -además de un 15% en el mercado mayorista del gas-. La nueva estrategia se basa en incrementar inversiones, aumentar dividendos y desarrollar una gama de nuevos negocios vinculados a la transición energética, básicamente en el gas y la generación eléctrica baja en emisiones.

Repsol debe dar a conocer en qué invertirá los 3.816 millones de euros procedentes de la venta de su 20% en Gas Natural Fenosa.

En concreto, la petrolera ha fijado una inversión de 4.000 millones para nuevas iniciativas, en especial en downstream, que se destinarán tanto a la expansión de los negocios de petroquímica, estaciones de servicio, lubricantes y trading (1.500 millones), como para proyectos de bajas emisiones de CO2 (2.500 millones). Para ello ha tomado como referencia un "precio del crudo conservador, de 50 dólares por barril de Brent durante todo el periodo", ahora que los precios rondan los 75 dólares.

El nuevo plan de Repsol pasará así página a uno anterior en el que el grupo fue capaz de compaginar la 'digestión' de la compra de la canadiense Talisman, con un plan de desinversiones y una estricta disciplina financiera que le llevaron a superar sus objetivos, así como de aprender a convivir en un entorno de bajos precios del petróleo, que ahora parece revertirse.

La estrategia presentada este miércoles se basa en tres pilares: remuneración creciente para el accionista, crecimiento rentable de los negocios (Upstream y Downstream) y avance en la transición energética a través de nuevas iniciativas.

El aumento de la producción hasta los 750.000 barriles equivalentes de petróleo al día en 2020 se verá complementado por una activa gestión del portafolio, mediante la cual se sustituirán la producción de barriles por otros con mayor margen de beneficio.

El Plan Estratégico contempla un incremento del flujo de caja operativo orgánico del 50% en Upstream, hasta los 3.000 millones de euros, en un escenario lineal de precios del Brent a 50 dólares por barril.

De acuerdo con su compromiso en la lucha contra el cambio climático, Repsol reducirá sus emisiones de CO2 en 2,1 millones de toneladas en 2020 respecto a 2016, incluso en una fase de crecimiento como la que afronta la compañía.

En total, a lo largo de este período, la petrolera prevé invertir un total de 15.000 millones de euros, de las cuales el 53%, unos 7.950 millones, se destinarán a 'upstream' (exploración y producción) y el 45% restante, unos 7.050 millones de euros, a su negocio de 'downstream' (refino, química y marketing) y a esos activos de baja emisión. A las 16.56 horas, las acciones de Repsol cotizaban planas, a un precio de 16,455 euros.

Repsol asegura que sus negocios de Upstream y Downstream "aportarán una fuerte generación de caja en el horizonte del Plan Estratégico".

En esta línea, Repsol ya incrementó hasta 0,9 euros por acción el dividendo con cargo a 2017 y aprobó una recompra del 100% de la parte distribuida en acciones para compensar el efecto dilutivo del 'scrip dividend'. Esta revisión de su hoja de ruta se produce tras haber alcanzado sus objetivos de producción, reducción de deuda, del programa de eficiencias y sinergias, y de remuneración al accionista.

El negocio de Downstream ha demostrado la fortaleza del modelo integrado de Repsol, con unos activos a la vanguardia a escala europea que han sido unos grandes generadores de caja.

Sobre el negocio de lubricantes y Gases Licuados del Petróleo (GLP) se impulsará el crecimiento en Asia y Sudamérica, en el primer caso; y en el sur de Francia y Marruecos, en el segundo.

El grupo tiene previsto destinar 2.500 millones de euros a la compra de activos que le aporten una rentabilidad del 10% y que estos no sean regulados. Y si no salen, la compañía seguirá por "el camino orgánico puro y duro".

A estos negocios se suma la creación de nuevas oportunidades a largo plazo en iniciativas bajas en emisiones, así como el desarrollo de nuevas capacidades en este ámbito. Entrar en el mercado eléctrico y del gas en España.

  • Monte Muniz