Restaurante discrimina y corre a niño de tres años

El pequeño William de tres años vivió un momento doloroso en su corta vida, fue echado de un restaurante junto con su familia por no tener brazos. Cuando entraron en el local no se imaginaban lo que les iba a suceder un rato después. Y esa habilidad provocó que le echaran del local. Aprendió a hacer las cosas con sus pies, incluso comer, sin embargo, recientemente él y su familia fueron recriminados por esto en un restaurante de la cadena iHOP. William, por su parte, al día siguiente, condicionado por lo sucedido, "intentó forzarse a comer de forma 'normal', algo que obviamente no puede hacer". "Solemos ir a otros restaurantes de la zona, y nunca nadie ha dicho nada sobre él", señaló en Facebook.

Más adelante, el propio CEO de la cadena IHOP publicó un comunicado disculpándose y asegurando que entrenarían a su personal para evitar este tipo de actos de discriminación hacia personas con discapacidad física. Asegura, además, que ofrecerá una mejor formación a sus empleados sobre cómo afrontar la diversidad y el trato a personas con necesidades especiales.

  • Leon Brazil