Sánchez anuncia la composición del nuevo Gobierno español

El nuevo presidente ha confiado la única vicepresidencia y el Ministerio de Igualdad a Carmen Calvo, una feminista que, según dice habitualmente, tuvo conciencia de serlo antes de ser socialista. Destacada feminista y persona de máxima confianza de Sánchez, tiene experiencia como ministra (Cultura entre 2004 y 2007) y fue quien negoció por el PSOE la aplicación del 155 en Cataluña. Además, ha fichado a la responsable de fiscalidad de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, para Hacienda, y se baraja el nombre de la portavoz socialista Margarita Robles para Justicia o Interior (incluso para ambas), y su sustitución en el Congreso por Adriana Lastra. La fiscal Dolores Delgado, una de las mayores expertas europeas en el combate al terrorismo yihadista ocupará el ministerio de Justicia.

De la Comunidad Valenciana son el ministro de Fomento, José Luis Abalos, que compatibilizará el cargo con la Secretaría de Organización del PSOE;la ministra de Sanidad, Carmen Montón, que salta a La Moncloa desde el Gobierno de la Generalitat de Ximo Puig; y el periodista Maxim Huerta, ministro de Cultura y Deporte.

Fernando Grande-Marlaska será el nuevo ministro de Interior y Margarita Robles encabezará la cartera de Defensa.

El Partido Socialista (PSOE) tiene apenas 84 diputados sobre un total de 350 en la Cámara baja, lo que augura una difícil gobernabilidad que dependerá del margen que le den Podemos (izquierda radical) y los nacionalistas vascos y catalanes.

Se da la circunstancia de que será la segunda ocasión en que el 'número dos' del PSOE es nombrado ministro de Fomento en un Gobierno socialista, dado que también José Blanco compatibilizó esta cartera en un Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero con el de vicesecretario general del PSOE entre los años 2009 y 2011.

Josep Borrell: ministro de Exteriores. Un gabinete eminentemente femenino, que terminará de anunciar este miércoles, de corte social, ideado para encarar el reto del secesionismo catalán y con personalidades especialmente respetadas en Bruselas, a donde envía un inequívoco mensaje de estabilidad y compromiso con los objetivos presupuestarios.

La catalana Meritxell Batet llevará una de las carteras más sensibles de la legislatura, la que se encargará de las administraciones territoriales, toda una patata caliente por la crisis en Cataluña que requiere de un perfil altamente capacitado como es, según el presidente y buena parte del PSOE, la diputada del PSC. Especial relevancia tendrá Isabel Celaá, una veterana del socialismo vasco que impulsó la escuela pública en Euskadi y que a su nuevo cargo como ministra de Educación y Formación Profesional sumará la portavocía del Gobierno. Licenciada en Filosofía, Filología Inglesa y Derecho, está casada y es madre de dos hijas.

Sánchez ha subrayado la vocación "europeísta" de su nuevo Ejecutivo, destacando que el ministerio de Asuntos Exteriores, que ocupará el expresidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, incorporará por primera vez la denominación "para la Unión Europea".

A su vez, Teresa Ribera, exsecretaria de Estado de la etapa Zapatero, dirigirá un Ministerio de Energía, Medio Ambiente y Cambio Climático, y la consellera valenciana Carmen Montón será la nueva ministra de Sanidad.

También porque "concentra" en el Ministerio para la Transición Ecológica las políticas de un futuro sostenible sobre el cambio climático a lo que no se le ha prestado en España la "debida atención desde el ámbito publico".

Reyes Maroto: ministra de Industria.

Luis Planas, el contrincante de Susana Díaz en las primarias andaluzas, nuevo ministro de Agricultura. Fue consejero del ramo en la Junta de Andalucía entre 1993 y 1995 y de Presidencia entre 1994 y 1996.

Independientemente que el caso suena harto conocido en México, empresas que sobornan a funcionarios de un gobierno para quedarse con obras (Odebrecht), o dineros que se van al partido para financiar campañas políticas (Odebrecht, caso Chihuahua, también Veracruz), y que en este país nadie es juzgado, ni sentenciado, y mucho menos renuncia por vergüenza o dignidad (Gerardo Ruiz Esparza, Rosario Robles, Eviel Pérez Magaña, por mencionar algunos), la cuestión es que el gobierno de España se ha renovado por un exhibido caso de corrupción que toca a funcionarios, hoy ex funcionarios, y partido político.

Sánchez ha concluido su intervención destacando que el Gobierno que ha conformado pretende servir a la moderación del país, mejorar su crecimiento y "reconstruir la cohesión territorial dañada en estos últimos años" así como "regenerar la vida pública" del país.

  • Leon Brazil