Sepultan a Avicii en cementerio declarado Patrimonio de la Humanidad

Siete semanas después de conocerse la trágica noticia del fallecimiento de Tim Berling, más conocido como Avicii, su cuerpo ha sido sepultado en una ceremonia privada en Estocolmo a la que solo han asistido familiares y amigos.

DJ Avicii dejó un gran legado en la música electrónica. El entierro ha tenido lugar en en Skogskyrkogarden, un cementerio ubicado al sur de la capital sueca, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Su compañero de profesión Jesse Waits no quiso perderse la oportunidad de despedirse de su amigo.

El mes pasado, el publicista de Avicii, Ebba Lindqvist, ya anunció que este acto se realizaría en la más estricta intimidad. Finalmente, el DJ se quitó la vida el pasado 20 de abril, en Omán, usando un cristal de una botella de vino con el que se causó una herida mortal. Él tenía 28 años. Aunque la causa de su muerte no fue reportada, luego la familia de Avicii publicó un comunicado donde sugirieron que él había muerto luego de un aparente suicidio.

"Cuando dejó de salir de gira, él quería encontrar un balance en la vida para ser feliz y poder hacer lo que más amaba, la música".

"Luchó realmente con pensamientos sobre el sentido de las cosas, la vida, la felicidad". Nuestro querido Tim era un buscador, un alma artística frágil que buscaba respuestas a preguntas existenciales. "Un perfeccionista con deseos de superación que viajaba y trabajaba duro a un ritmo que lo llevó al estrés extremo", decía el comunicado. "Tim no estaba hecho para la máquina empresarial en la que se encontraba, él era un chico sensible que amaba a sus fans pero rechazaba la fama". Él también recibió dos nominaciones al Grammy por sus canciones Levels y Sunshine.

  • Gilberto Valderrama