Si Cristiano te invita a comer a su casa, di que no

Los hechos ocurrieron hace 10 años, cuando el hoy delantero blanco estaba en el United y tenía 23 años.

"Cristiano jugó al ping pong contra Ferdinand y Río le ganó". Se notaba que Cristiano estaba molesto. "Entonces mandó a su primo a comprarle una mesa de ping-pong y pasó dos semanas entrenándose en casa después de que volvió y derrotó a Rio delante de otros", relató. Después, citó a Ferdinand y a otros cuantos y le retó a una nueva partida.

Todo el mundo conoce lo estricto que es Cristiano en lo que a alimentación y bienestar se refiere, pues bien, Evra aconseja, si se da el caso, no acudir a comer en su mesa: "Mi consejo es que cuando Cristiano te invite a comer a su casa, di que no".

El galo dio detalles de una jornada en la que Cristiano lo invitó a comer, en una extensa entrevista que concedió a ITV Sport.

"Así es Cristiano Ronaldo, por eso no me sorprende que quiera ganar más Balones de Oro, que quiera ganar el Mundial", concluyó.

Fue tras entrenar, por lo que Evra estaba muy cansado, y "sobre la mesa había solo ensalada, pollo y agua, pero nada de refrescos, y empezamos a comer y pensé que después habría carne, pero no hubo".

"Terminó de comer, se puso de pie y comenzó a jugar con una pelota". Me dijo que hiciéramos toques y yo le respondí que si podía terminar de comer. Él quería dar los toques y lo hicimos y, después de eso, me pidió que fuéramos a la piscina a nadar.

"Ante esto, Evra explica qué le dijo a Ronaldo: "¿Por qué hemos venido aquí, hemos venido aquí porque tenemos un juego mañana, o solo para almorzar?", concluyendo que el portugués "es una máquina, no quiere dejar de entrenar".

  • Ricardo Clara