Singapur recibe a Trump y Kim entre expectación, orgullo y oportunismo

La prensa, con los ojos en AsiaCada movimiento del líder norcoreano hasta que estreche la mano de Trump el martes estará seguido de cerca por 3000 periodistas que se desplazaron a Singapur para cubrir el evento, reflejo del interés que despierta a nivel mundial el repentino giro de Kim hacia la diplomacia en los últimos meses, luego de los ensayos nucleares y de misiles del año pasado.

El presidente estadounidense, Donald Trump, se mostró hoy optimista sobre la inminente cumbre con el líder norcoreano, Kim Jong-un, y dijo estar seguro de que "saldrá muy bien".

El simple hecho de reunirse con Trump daría también a Kim un reconocimiento que Pyongyang lleva años buscando, presentándolo como un actor global y equiparándolo a Estados Unidos, nacional e internacionalmente, como el líder de un "país normal" merecedor de respeto.

Pero Trump confundió a los expertos cuando dijo que no pensaba prepararse mucho para la cumbre.

El presidente estadounidense, según él, está dispuesto a ayudar al líder norcoreano en ello si "toma las decisiones correctas".

Trump llamó a los líderes de Corea del Sur y Japón antes de la cumbre, agregó Pompeo. Desde que asumió el poder tras la muerte de su padre a finales de 2011, solo salió del país públicamente en tres ocasiones: dos a China y una en la que cruzó la frontera que comparte con Corea del Sur hasta la parte sur de la zona desmilitarizada para encuentros con los líderes de ambos países.

En estas reuniones no se trataron cuestiones logísticas sino que se intentó sentar las bases para lograr avances en temas importantes el martes, según el funcionario familiarizado con los preparativos.

El restaurante callejero "Old Satay Club", que habitualmente sirve comida india, ofrece desde hace cinco días y "por un tiempo limitado" la Trump-Kim Peace Burguer, que fusiona los dos platos más típicos de EU y Corea: la hamburguesa y el kimchi, una ensalada de col fermentada. "Apreciamos su hospitalidad, su profesionalismo y su amistad", le dijo al premier.

Está previsto que Trump llegue más tarde el domingo.

Pompeo, exdirector de la CIA, pasó la mañana preparando la cumbre con sus asesores más cercanos, según su equipo. Durante el vuelo, anunció por Twitter que retiraba su apoyo al comunicado final alcanzado por el G7, al sentirse molesto por unas declaraciones sobre aranceles del primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Cientos de personas esperaban en fila pacientemente para fotografiarse con los falsos Trump y Kim, después de haber pagado 15 dólares singapurenses (9.5 euros) para bajarse la aplicación y 40 (25.5 euros) en el caso de los que querían acceso rápido.

Trump, por su parte, dijo que espera forjar un acuerdo histórico para que el Norte renuncie a sus armas nucleares, aunque recientemente intentó minimizar las expectativas señalando que podría necesitarse más de una reunión para esto.

La pelea entre Kim Jong-Un y Donald Trump mantuvo en alerta a todo el mundo, sobre todo por las duras amenazas y las demostraciones de fuerza que hacían desde ambas naciones.

  • Leon Brazil