Autoridades colombianas capturaron a 11 integrantes del Clan del Golfo

Juan Manuel Santos sancionó este lunes la ley que permitirá a organizaciones del crimen organizado someterse en grupo a la justicia "Una ley clave para el futuro del país y que además permite seguir cumpliendo el contenido de los Acuerdos de Paz.", expresó el Jefe del Estado tras firmar la norma aprobada por el Congreso, en un acto efectuado en la Casa de Nariño.

Dentro de este punto se le atribuye al Estado la creación de estrategias para contribuir a la lucha contra las organizaciones criminales y fortalecer las garantías de seguridad en los territorios.

La banda criminal Clan del Golfo, disidencia del paramilitarismo colombiano conformada por unos cinco mil hombres, se someterá a la justicia de este país a partir de la próxima semana, reveló monseñor Darío de Jesús Monsalve, arzobispo de la ciudad de Cali (suroeste), que acompaña el proceso.

Asimismo, sostuvo que con esta nueva ley se "permite la aplicación del derecho penal de forma colectiva y su principal objetivo es garantizar la terminación del actuar colectivo de las organizaciones criminales".

"Vamos a iniciar este proceso de forma coordinada entre el gobierno y la Fiscalía para recibir a los miembros de esta organización".

El Clan del Golfo, liderado por Dairo Antonio Úsuga, alias "Otoniel", es el cártel más importante de Colombia y surgió hace una década cuando miembros de las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia no quisieron acogerse a una desmovilización que propuso el gobierno.

Con esta nueva ley, el sometimiento de los grupos armados ilegales que así lo quieran podrá hacerse de manera colectiva y no solamente individual, como se hace hoy día.

También se aumentan y se modifican penas para otros delitos como: constreñimiento al sufragante, concierto para delinquir, utilización ilegal de uniformes e insignias de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, y fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego o accesorios.

El proceso de sometimiento de los GDO y GAO se compone de dos fases: la de acercamiento, que se realiza con el Gobierno Nacional, y la de judicialización, ante la Fiscalía y los jueces de la República.

En este sentido, para Carlos Alfonso Velásquez, coronel retirado del Ejército y experto en seguridad, esta ley es acertada porque propone rebaja de penas, pero con el compromiso de someterse a la justicia, reparación y no repetición de los delitos. En ningún caso, este proceso impedirá la extradición de los miembros de los grupos armados organizados.

  • Leon Brazil