Cepal: México debe fortalecer cadenas de valor tras caer inversión extranjera

En el marco de la presentación del informe anual de la Cepal "La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe", consideró factible duplicar el monto de las pensiones a adultos mayores y un programa para jóvenes, como plantea llevar a cabo el ganador de la elección. En este sentido se destacan las inversiones, cada vez mayores, del sector automotriz en México y Brasil, o las manufacturas y servicios para la exportación en Centroamérica y la República Dominicana (ambos temas tratados en sendos capítulos aparte de la publicación). De acuerdo a datos de Bloomberg New Energy Finance, la inversión en energías renovables no convencionales alcanzaron a nivel global los 333.500 millones de dólares.

El capital que llegó al país totalizó cerca de 14.000 millones de dólares, y mientras en la gran mayoría de países la recepción de esos recursos disminuyó, en Colombia aumentaron un 0,5 por ciento, por encima, incluso, del promedio de la región donde cayeron un 3,6 por ciento, según un reciente informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Entre los países que amortiguaron la caída se encuentra Argentina, que recibió flujos de IED por 11.517 millones de dólares en 2017, lo cual representa un aumento del 253 por ciento con respecto a 2016.

Según el documento, las tendencias globales apuntan hacia una estabilidad de la inversión extranjera directa en 2018.

Según el informe, las bajas cifras de inversión están relacionadas "con el descenso del precio del cobre entre 2011 y 2016, así como con el exceso de capacidad que se generó durante el período de precios altos". "Esta alza de precios hizo que se recuperara la rentabilidad de la inversión, tras varios años de caída, lo que también empujó la reinversión de utilidades, pero no ha sido suficiente para que se recuperara la IED en las industrias extractivas", indicó.

En México, el 46 % de la IED proviene de Estados Unidos, el 29 % de Europa, el 9 % de Canadá, el 5 % de Japón, el 2 % de América Latina y el Caribe y el resto de otros territorios.

Explicó que, en el caso de Brasil, si bien la economía del país sudamericano volvió a crecer, aún arrastra los efectos de su desaceleración de 2015 y 2016, y en Chile las empresas filiales devolvieron mucha inversión a sus casas matrices, es decir, más dinero del que recibieron.

"No se trata simplemente de crear las condiciones para que lleguen capitales extranjeros, sino para que las inversiones se vuelvan fuentes generadoras de derrames tecnológicos y productivos, de empleo, y para que se orienten hacia un crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible", resaltó Bárcena. A pesar de la recuperación de los precios de las materias primas y del interés en nuevos productos como el litio, no se repetirán los grandes flujos de IED hacia los recursos naturales de la última década, asegura la CEPAL.

  • Leon Brazil