China promete represalias en caso de nuevos aranceles de EE.UU

Si llevan la etiqueta 'Hecho en China' probablemente figuren en una lista de 200 folios que enumera los bienes que podrían ser objeto de nuevos aranceles del 10% por parte del gobierno de Donald Trump.

La respuesta de Pekín no se hizo esperar: aplicó aranceles por 34.000 millones de dólares a productos estadounidenses.

Según Lighthizer, las medidas de represalias chinas se adoptaron "sin base legal o justificativa".

Recalcó que "es una respuesta apropiada (...) para lograr que se eliminen las políticas industriales dañinas de China".

El anuncio de Washington, en la noche del martes hora de EUA, se produjo pocos días después de que el pasado viernes se produjeran los primeros pasos en la guerra comercial entre las dos grandes potencias económicas.

"Es un momento caótico para el comercio internacional", alertó Li.

"Como resultado de las represalias de China y por la falta de cambios en sus prácticas, el presidente ha ordenado a la Oficina del Representante de Comercio que inicie el proceso para imponer aranceles del 10% sobre 200.000 millones adiciones de importaciones chinas", dijo en un comunicado este organismo encargado del comercio exterior.

La semana pasada China presentó una demanda ante la OMC debido a la implementación de elevados aranceles contra mercancías chinas.

"La actitud de Washington daña a China, al mundo y a ellos mismos": portavoz del ministerio de Comercio.

Tanto Washington como Bruselas denuncian las provisiones de la ley china que obligan a empresas europeas en el país asiático a ceder la propiedad o los derechos de uso de su tecnología a entidades chinas, perdiendo la posibilidad de negociar los términos de estas transferencias.

"Los aranceles a 200.000 millones de dólares en productos chinos equivalen a otro impuesto multimillonario a empresas y familias estadounidenses", dijo Scott Lincicome, abogado comercial y principal analista del grupo de Republicans Fighting Tariffs (Republicanos combatiendo los aranceles).

"Durante más de un año, la administración Trump ha instado pacientemente a China a que abandone sus prácticas desleales, abra su mercado y participe de una verdadera competencia de mercado", dijo en su comunicado el Gobierno norteamericano.

"Hemos sido -añadió- muy claros y precisos con respecto a los cambios específicos que China debería emprender. No hay justificación para tales acciones".

Las caídas fueron mayores en las bolsas chinas.

Al igual que la vez anterior, Pekín prometió este miércoles represalias tomar represalias si la medida se concreta.

Soja, sorgo, autos, cabezas de cerdo, pistachos o whisky son algunos de los productos estadounidenses a los que China puso en la mira.

  • Monte Muniz