Conoce el ranking mundial de países con mayor velocidad en banda ancha

Además, encontró que la velocidad promedio es de aproximadamente 9,1Mbps de bajada.

El estudio, que ha sido publicado en The Guardian, tuvo lugar durante 12 meses y realizó más de 160 millones de pruebas de velocidad de banda ancha. Ese honor recae en Singapur, país soberano insular de Asia formado por sesenta y tres islas que puede presumir de tener unos 60,39 megas de velocidad media, lo que se traduce en poder bajar un contenido de 5GB en apenas 11 minutos a velocidad completa. A este país le siguen Suecia, Dinamarca y Noruega.

No hay latinoamericanos en los primeros 70 países de la lista. Estados Unidos, por ejemplo, ocupó el puesto 20, superado por Japón (lugar 12) e incluso países mucho más pobres, como Estonia (15) o Rumania (quinto lugar).

Los países con peor velocidad del mundo son Yemen, Timor Oriental (0.49), Turkmenistán (0.56), Somalia (0.60), Guinea (0.65), Mauritania (0.70), Siria (0.81), Níger (0.83), Burkina Faso (0.84) y la República Democrática del Congo (0.85).

Abajo, en el puesto 82, está por sorpresa Cuba, en donde la descarga se tarda 1 hora con 57 minutos.

De acuerdo con el estudio 'Worldwide broadband speed league 2018' -realizado por New America's Open Technology Institute, Google Open Source Research, el PlanetLab de la Universidad de Princeton, Cable, entre otros-, la banda ancha en México tiene una capacidad de descarga de 5.69 Mbps, lo que permite descargar una película HD de 5 GB en 1 hora, 59 minutos y 58 segundos.

Por su parte, Colombia no salió muy bien librada.

Esto posiciona a Chile por sobre Perú, lugar 113 con 3.31 Mbps, Argentina en el puesto 116 con 3.18 Mbps y Brasil en la posición 133 con 2.58 Mbps, haciendo del país uno de los mejor evaluados en banda ancha en sudamérica junto a Uruguay, que se encuentra evaluado como el número 78 con 6.19 Mbps. Los 53 países europeos medidos se ubicaron en la mitad superior de la clasificación. Cabe recordar que en 2011, la ONU declaró el internet como un derecho humano fundamental, por su importancia a la hora de garantizar otros derechos como la libre expresión y libre información.

  • Monte Muniz