Continuaré las consultas para elegir un nuevo primer ministro — Presidente de Haití

Moïse adelantó que continuará las consultas para nombrar a un nuevo primer ministro lo antes posible "para que forme un gobierno inclusivo que tendrá como misión aliviar la miseria del pueblo haitiano", así como fomentar el desarrollo de la agricultura, energía e infraestructura.

La solicitud de los senadores se une a la sesión que celebrará el sábado la cámara baja para interrogar a Lafontant sobre la forma en la que fue anunciada el alza de los combustibles y la inacción de las autoridades frente a los disturbios.

Lafontant se enfrentó ayer en la Cámara de Diputados a una sesión convocada para decidir si el Parlamento le retiraba el voto de confianza, aunque su renuncia al cargo se produjo durante el debate, sin necesidad de que llegara a producirse la votación prevista en este sentido.

En el momento en que comenzaba la sesión, el presidente de la cámara Gary Bodaeu escribió en su cuenta en Twitter que ese órgano "está en una encrucijada de la historia; debe tomar sus responsabilidades".

El premier aprovechó la oportunidad para anunciar su renuncia, mientras que en varias partes de Haití se realizaron pequeñas protestas para exigir la dimisión del jefe de Estado.

Sin embargo, el sábado el Gobierno decidió dejarlos sin efecto en medio de los disturbios, en los que hombres con armas de fuego y blancas bloquearon calles, quemaron numeros vehículos, atacaron negocios y saquearon supermercados.

Los actos de violencia comenzaron el viernes pasado cuando el Gobierno dijo que al día siguiente entrarían en vigor los nuevos precios de los combustibles, que reflejaban incrementos de entre 37 y más de un 50 %, como parte de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Con la eliminación de los subsidios a los hidrocarburos, el gobierno trataba de obtener unos 300 millones de dólares para el presupuesto del 2018-2019.

Según Lafontant su renuncia sería aceptada por el presidente Moïse.

Afortunadamente el Primer Ministro agarró la onda y aceptó que la regó: renunció.

La renuncia de Lafontant puede rebajar la fuerte tensión política y social tras la ola de violencia, iniciada entre el 6 y el 8 de julio, a raíz de un decreto del Gobierno de Moïse que aumentaba drásticamente el precio de los combustibles -38 % la gasolina, 47 % el diésel y 51 % el queroseno-.

El primer ministro de Haití, Jack Guy Lafontant, durante su comparecencia.

  • Leon Brazil