Detienen a sacerdote chileno acusado de abuso

Ganándose la confianza de los menores, que entonces tenían entre 11 y 17 años, Muñoz abusó de cinco de sus sobrinos, hijos de primos hermanos del entonces canciller del arzobispado de Santiago.

El purpurado se encuentra en una comisaría local y este viernes será trasladado a un tribunal, donde se le dará a conocer del inicio de una investigación judicial por los cargos de abuso sexual y estupro contra siete menores de edad.

En tanto, al ser consultado sobre el eventual encubrimiento de los abusos por parte de los superiores del sacerdote, en su momento el ex arzobispo Francisco Javier Errázuriz, y actualmente Ricardo Ezzati, el fiscal indicó que "cualquier persona que haya o quepa la hipótesis de encubrimiento va a ser investigada penalmente, esto es favoreciendo a los delincuentes para que no se conozcan las denuncias, respecto a las personas en concreto no me referiré".

Además, no descartó que se formen cargos de encubrimiento, cuestión que se está indagando. El jueves realizó un nuevo y prolongado allanamiento en dependencias del arzobispado santiaguino. Ambos han sido sindicados como encubridores del mayor cura pedófilo chileno, Fernando Karadima, por algunas de sus víctimas. Asimismo, el representante del Ministerio Público reveló que Muñoz era "una persona que conocía cómo se tomaba la denuncia, que participaba en estas mismas denuncias y que en definitiva también cometía el mismo tipo de delito".

Agregó que la detención de su colaborador supone "un dolor muy grande, por él, por su familia y por las víctimas".

Muñoz se autodenunció por un caso de abuso a comienzos de enero, poco días antes de que Francisco iniciara una visita oficial de tres días a Chile que le dejó un sabor amargo y le significó críticas locales y extranjeras por defender al obispo Juan Barros, señalado por víctimas de abusos sexuales de encubrir abusos a menores, a los que trató de calumniadores. Asimismo, aseveró que podría haber otras víctimas.

  • Leon Brazil