Ejemplo Fair Play: La presidenta de Croacia y el presidente de Francia

La presidenta croata Kolinda Grabar-Kitarovic viajó a Rusia a alentar a su país. Lo más llamativo es que lo festejaban juntos, sin protocolos y sin ánimo de desanimar al equipo contrario.

Unos minutos antes de que Francia levantara la Copa del Mundo, una emocionada Kolinda Grabar-Kitarovic empezó a repartir abrazos a croatas y franceses. Macron se quitaba y se ponía el saco, levantaba los brazos, brincaba y gritaba "allez les bleus!". Con las manos alzadas y gritando de felicidad, Kolinda captaba todas las miradas, hasta la de un divertido Macron que también se dejaba llevar por la pasión. Para entonces el palco ya estaba cubierto de feromonas, "esas sustancias químicas secretadas por los seres vivos, con el fin de provocar comportamientos específicos en otros individuos de la misma especie", Wikipedia.

El programa con el que su partido ultraconservador, Unión Democrática Croata, ganó las elecciones en 2015 fue señalado por utilizar matices xenófobos y antiinmigrantes. En 2008 fue designada para representar como embajadora a su país en Estados Unidos. Para subsanar el error, la Presidenta actuó de inmediato y costeó los gastos.

En noviembre de 2016 Grabar-Kitarovic se fotografió con la bandera de la Ustasha.

La presidenta de Croacia, Kolinda Grabar-Kiratovic, se ganó la simpatía de periodistas y espectadores de todo el mundo, sin embargo detrás de su sonrisa se esconde una dirigente xenófoba, amiga de corruptos y que coquetea el fascismo. Su hija Katarina es una patinadora profesional y campeona del equipo juvenil de Croacia.

Habla croata, inglés, español y portugués, y entiende el italiano, francés y alemán. Gracias a la beca Fullbright, recibió un master en Relaciones Internacionales. En el partido que terminó con un marcador 2-1 a favor del combinado nacional galo, el tanto croata fue marcado por Davor Suker, mientras los dos goles de Francia fueron anotados por el defensa Lilian Thuram. Bajo una lluvia copiosa, la Presidenta no dejó de manifestarle su alegría y solidaridad a Macron.

  • Ricardo Clara